SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

sábado, 1 de septiembre de 2007

FACENDO PAÍS


Observen el glorioso cartel realizado por la Consejería de Cultura y Deporte de la Junta de Galicia. Sobre un fondo azul, la Naçom de Breogán separada de la opresora España, salvo una breve mención a la bellísima Luarca (que conquistaremos en un futuro no muy lejano con el arrollador empuje de las tropas imperiales del be-ene-gé). Dentro de nuestro país, las tres etapas "do mellor ciclismo". Todas en lugares emblemáticos de los independentistas (algo sin duda comprensible y extensible a cualquier partido de la fauna política que sufrimos) por supuesto, con el dinero del contribuyente. Porque nada satisface más a nuestros gobernantes que derrochar con alegría el dinero de los españoles. ES-PA-ÑO-LES.
El diseño del cartel puede ser mejor o peor, pero el titular es absolutamente bochornoso, sectario y cateto.
"Galicia (lamentable error no incluir el Galiza) na orixe do millor ciclismo. 1-23 septiembre (Vigo-Madrid)"
A tal complejo llega la Consejería de Cultura y Deporte que se siente incapaz de incluir en los carteles de promoción la denominación de la competición que ha pagado con el dinero de los demás. Ilustrísimas señorías independentistas del BNG, progres del PSOE y acomplejadas del PP. Es la Vuelta Ciclista a España. ES-PA-ÑA. Si no les gusta, hagan como sus compañeros del Ayuntamiento de Orense. No traigan ningún evento que les recuerde a la España depredadora.
Aquí se negaron a sufragar los gastos del partido amistoso España-Lituania, entre otros motivos, porque "no favorecía el deporte de base". Claro, el contagio de los rapaces formados en las galescolas con los españolistas podría ser terrible. Lo importante es que reciten el Himno Gallego con los ojos cerrados, que se afilien a las xuventudes bloqueiras e que "fagan país". Que incrusten bien la boina sobre las orejas. No necesitamos nada de ese Estado opresor cuyo nombre se obvia para no contaminar nuestros sagrados tímpanos. Cuando la política se mete en el deporte es para ponerse a temblar. Si son los independentistas ya es para salir por patas.
Sigamos facendo país, galegos e galegas. Y el ridículo.