SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

martes, 15 de abril de 2008

ELEGANCIA INNATA: JOE LOUIS (V)

Nacido, como tantos otros boxeadores, en la miseria absoluta, Joseph Louis Barrow (1914-1981), ha sido uno de los más elegantes en el ring. Un pegador mortífero, un rival implacable pero noble, lejos de las provocaciones y gestos de otros púgiles. Louis fue quizá el primer deportista negro que llegó a cautivar a un porcentaje de aficionados blancos en los segregacionistas Estados Unidos. Louis fue el héroe (para una parte de sus compratiotas pues otra sentía simpatía por Hitler) cuando derrotó al alemán (en absoluto partidario nazi) Max Schmeling, durante uno de los duelos más intensos y asfixiantes para cualquier deportista en cualquier especialidad, entre los años 1936 y 1939. Nada menos que el preludio del posterior choque entre el capitalismo americano y el nacional-socialismo alemán. Ni muchos de sus paisanos ni su gobierno se lo agradecieron, pero eso es otra historia. Disfrutemos con el estilo de este portentoso boxeador, agudizando la vista y aportando nuestro propio ingenio porque las imágenes son muy antiguas y de baja calidad. Hoy poseemos medios técnicos para retransmitir un evento con una belleza y nitidez espectaculares. Pero no tenemos lo más importante, héroes con la elegancia y el talento innato de los elegidos. Como Joe Louis.