SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

domingo, 25 de mayo de 2008

EL HOMBRE DE LOS 720 GRADOS

La primera vez que ví a Taurian Fontenette fue a través de un correo de mi buen amigo Michi, gran aficionado, entre otros vicios, al baloncesto, quien ahora sobrevive en la jungla madrileña. Fontenette es un jugador negro, nacido en el estado de Texas. Otro más entre los millones que pueblan los equipos universitarios. La diferencia entre él y el resto no es una lectura superdotada del juego, ni una técnica de lanzamiento que nos recuerde a Allan Houston, ni la efectividad de un Larry Bird. Taurian es un extraordinario atleta, un excelente saltador en busca o con una pelota en sus manos.

Taurian (de apenas 1,90 metros y 85 kilos) jugaba en el Paul Quinn College de Texas, un desconocido equipo de la liga NAIA (competición independiente de la clásica NCAA para universidades más humildes y de menos alumnos) hasta que un día de 2005 se presentó en uno de los partidos de la gira de estrellas callejeras de la marca AND1 para integrar el equipo de sparrings. Este tipo de encuentros contienen mucho espectáculo y poco baloncesto estructurado, así que pudo dar rienda suelta a sus cualidades y maravilló desde el comienzo.

Entre sus habilidades destaca el mate de 720º. Sí, dos vueltas sobre su propio eje de rotación antes de machacar la pelota. Pocos mortales lo pueden hacer y no existen muchos documentos gráficos de ello. En vídeo guarda imágenes de tal memorable momento, así como otras muchas de sus brincos en las competiciones universitarias. Fontenette fue bautizado desde entonces como "The air up there", participando en las giras de la marca deportiva (supone un buen contrato y un coche de regalo por hacer lo que más te gusta). Aunque se lesionó en un tobillo, su historia es la de muchos otros jugadores callejeros, incapaces de labrarse una carrera profesional por su inadaptación al juego en equipo, pero profesionales del baloncesto espectáculo. Los Globetrotters de la nueva era.

Con ustedes, Taurian Fontenette (abróchense los cinturones)