SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

domingo, 15 de junio de 2008

THE CURE, LUZ Y TINIEBLAS

Creo que fue en 1986 cuando tuve -a mis 11 añitos- el primer contacto con "The Cure", una de las bandas inglesas más inclasificables, porque desarrolla tantos estilos -punk, rock gótico, new wave, electrónico...- como estados de ánimo. A veces son exultantes, divertidos, pícaros; en otras ocasiones introvertidos, tenebrosos u oscuros.

En aquellos tiempos la televisión consistía en dos canales, la primera y la segunda. Y la segunda comenzaba sus emisiones a partir de la tarde. Los niños de entonces conocíamos todos los programas, nos lo tragábamos todo. Buenos, malos o regulares. La programación infantil y juvenil no estaba nada mal. Existía un programa llamado "Tocata" -después sustituido por "Rockopop"- donde tocaban grupos nacionales en directo y, de vez en cuando, presentaban los "videoclips" de artistas internacionales.

En una ocasión emitieron "Close to me", de The Cure. Canción asfixiante y claustrofóbica que me impactó de inmediato. En el vídeo aparecían los miembros, encerrados en un armario, apretados, ahogándose poco a poco en un agua turbia. "¿Pero quiénes son estos?" pensé. Años después volvieron a estremecerme, con el vídeo oscuro y tenebroso de "Lullaby".

Despertaban mi atención, aunque no lo suficiente para adentrarme en ellos (me faltaban tantas cosas por descubrir en la música, cine o arte que no puedes acapararlo todo). Hasta el año 2001 no compré mi primer compacto, un recopilatorio donde descubrí la gran variedad de sus registros. Y canciones alegres y optimistas, las que más me gustan de ellos y me he permitido incluir con una selección de tres sencillos.

Just like heaven (Kiss me, kiss me, kiss me - 1987)


The Cure, como tal nace alrededor del año 1978 en el condado de Sussex (Inglaterra), después de varios grupos anteriores y escisiones, integrado por Robert Smith, Lol Tolhurst y Michael Dempsey. Es curioso, estuvieron buscando un vocalista durante años, hasta que el propio Robert Smith decidió ponerse al micrófono. La estética oscura de sus componentes y las letras tenebrosas de los comienzos demarcaron muy pronto su público inicial, próximo a la estética gótica. Grupo de culto pero, ya se sabe, restringido en difusión.

"Boys don´t cry" (1980) y "The lovecats" (1983) fueron sus primeros éxitos, añadiendo gotitas de jazz y electrónica, con un estilo más alegre y optimista. De provocar tendencias suicidas pasaron a arrancar una sonrisa y provocar el acompañamiento inconsciente del pie. En 1984 incorporan a Phil Thornalley y a Andy Anderson, sustituidos poco después por Simon Gallup y Boris Williams. En 1986 alcanzan su primer número 1 en Inglaterra con la mencionada "Close to me", premonición de su definitiva explosión.

Friday, I´m in love (Wish - 1992)


Entre 1987 y 1992 la banda vivirá su mejor momento. Tres trabajos que la proyectan internacionalmente y provocan ventas millonarias: "Kiss me, kiss me, kiss me" (1987), "Disintegration" (1989) y "Wish" (1992). Como suele ser habitual, el éxito conllevó el choque de egos en el grupo y los excesos. Lol Tholhurst, bastante enganchado a la botella, era insoportable para el resto, terminando el conflicto en su marcha. Lol denunció a Robert Smith por derechos de autor -un adelantado a la SGAE- exigiendo su parte del pastel, pero los tribunales dieron la razón al líder y ya único miembro del grupo desde el comienzo.

Los siguientes trabajos no obtuvieron ni la crítica ni la repercusión de ventas comparable a los anteriores. Ni vídeos tan creativos e inolvidables como los de aquella época. The Cure -hoy son el incombustible Smith, Gallup, Jason Cooper y Porl Thompson- se mantiene como mito viviente, quizá con más simpatizantes que seguidores, pero sin aquella magia de la transición entre los ochenta y los noventa. Smith ha declarado en muchas ocasiones que no está dispuesto a seguir en los escenarios con bastón y la cara pintada. Opinión que me parece muy sensata. Espero que mi selección sea acertada y despierte en ustedes la buena sintonía que a mí me provoca.

High (Wish - 1992)