SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

domingo, 17 de agosto de 2008

FAUNA OLÍMPICA




Competir al límite tienen sus riegos
Ha sido una de las imágenes de los Juegos. El haltera húngaro Janos Baranyi se dislocó el codo derecho cuando intentaba levantar 148 kilos, sufriendo el impacto de todo el peso sobre su espalda. Un momento escalofriante, menos habitual de lo que pueda pensar el ciudadano medio, ya que estos atletas poseen un gran control sobre los movimientos de su disciplina. Pero todos los deportes tienen sus riesgos de lesiones y, en este caso, es muy espectacular. La organización tuvo el buen criterio de tapar al accidentado, con el fin de que las cámaras no se regodeen con su sufrimiento. Medida que ya hemos visto en la Fórmula Uno.

El camarada Veitía pierde la compostura
El entrenador cubano de Judo femenino, Ronaldo Hilarión Veitía, es ya un clásico en Mundiales y Juegos Olímpicos. En cada torneo está más gordo, prueba de que a él no le afectan las restricciones que sufre el pueblo cubano desde que Fidel Castro accedió al poder. Sus resultados son innegables, porque sus judokas siempre compiten por los primeros puestos. Veitía es un espectáculo en su silla de entrenador, en la cual rebosa con generosidad libras de abundante masa grasa. Su obesa figura olímpica e intensidad caribeña al borde del tatami nos hacen temer un infarto de miocardio en cada edición, riesgo que el técnico ha logrado burlar de nuevo.

Más problemas le han causado sus explosivas declaraciones al término de una de las finales donde su pupila perdió por una decisión arbitral discutible contra una competidora local. Veitía llamó a los jueces nada menos que "Hijos de puta", recurso tan latino como caribeño. ¿Pensaremos por ello que el orondo técnico es un racista? No, el insulto se entiende como un momento de frustración, una salida de tono del compañero y camarada Veitía. ¿Qué opinará de esto el rotativo "The Guardian"? ¿Pedirá la expulsión del entrenador por racismo?

Ronaldo Veitía carga contra los jueces olímpicos


Amor y despecho en la piscina
El folletín de estos Juegos es una novela digna de las mejores de Corín Tellado. La nadadora francesa Laure Manaudou ha tocado fondo en Pekín, sin duda afectada por cuestiones sentimentales. De forma breve: Manaudou cabreó a la federación francesa al huir a Italia para entrenarse con su novio Luca Marin, planteándose incluso la nacionalización; la relación terminó mal, consolándose el italiano con la también nadadora Federica Pellegrini y la francesa con Benjamín Stasiuslin, después de -se comenta- una pelea nada femenina entre ambas sirenas y unas fotos de alto contenido erótico de Manaudou en la red.

El encuentro en Pekín fue terrorífico, con malas consecuencias para todos y, de forma especial para la francesa. Del oro en Atenas a un último puesto en los 400 libres. Totalmente hundida, Manaudou estalló ante las cámaras de su país y rompió a llorar mientas un estupefacto entrevistador intentaba consolarla. Esperemos que esta gran promesa estabilice su vida y pueda mostrar su talento en el agua, no el de protagonista de culebrón venezolano.



Abrahamian, un desplante nada olímpico
Otra de las imágenes curiosas de Pekín 2008 será el desplante del luchador grecorromano sueco Ara Abrahamian en el podio de la categoría de 84 kilos. El luchador no estaba de acuerdo con su eliminación en las semifinales contra el posterior campeón. Después de ganar el bronce se presentó en la ceremonia de entrega, recibió la medalla, la dejó en el tatami y se marchó tras despedirse de sus compañeros, en protesta por lo sucedido. El consuelo del bronce no le compensaba.

Al Comité Olímpico no le tembló el pulso. Despojó al sueco de su medalla y dejó el puesto vacante. Abrahamian debe aceptar las decisiones de los jueces, desde el momento que pisa el círculo. Fuese justa o no su derrota en la semifinal, el gesto protagonizado es más propio de un niño pequeño con ganas de llamar la atención. Nos recuerda, por cierto, al equipo estadounidense de baloncesto que en Munich 1972 se negó a recoger su medalla de plata al considerar injusto el desenlace de la final contra la URSS. Nadie quiere aceptar la derrota cuando te encuentras a las puertas de la gloria, pero esto no deja de ser un deporte y los jueces, con sus aciertos y errores, forman parte del mismo.