SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

domingo, 19 de octubre de 2008

PAUL NEWMAN Y EL DEPORTE


Paul Newman nos dejó hace unas semanas. El hombre que quería ser aviador -vocación frustrada por su daltonismo- se convirtió en un magnífico actor, formado en en la mítica academia Actor´s Studio, dirigida por Lee Strasberg.

Pertenecía a esa estirpe de hombres de honor y leyes de Caballería. Nació en Shaker Heights, una pequeña población de Ohio en 1925. Se casó con Jacqueline Witte, con quien tuvo tres hijos. Pero se enamoró perdidademente de la también actriz Joanne Woodward, circunstancia que -dicen- le sumió en un alcoholismo temporal porque no tenía en paz su conciencia. En 1958 obtuvo el divorcio de su primera esposa y pudo enderezar su vida. Sumó a su prole tres hijas más con Woodward, quienes le acompañaron en su casa hasta su último suspiro, el pasado día 27 de septiembre. La muerte por sobredosis de su hijo Scott fue el único golpe en una vida discreta y familiar.

De la valoración y semblanza de su aportación al cine se ocuparán otros. Por mi parte destacaré las interpretaciones de personajes ligados al deporte. La mejor, sin duda, la del boxeador campeón del Mundo Rocky Graziano en "Somebody up there likes me", donde Newman realiza un trabajo espléndido, excelentemente acompañado por el resto de actores. Similar, en cierta forma, es la caracterización de un genial pero falto de escrúpulos jugador de billar en "The Hustler", otra película inmortal en la que el blanco y negro es imprescindible. Nada que ver, por mucho que me guste Martin Scorsese con la posterior, a modo de segunda parte, "The color of money". Junto a un Tom Cruise que no termina de encajar.

Una película donde me lo pasé en grande es la brutal "Slap shot" sobre el hockey hielo, aunque la interpretación de los famosos hermanos Hanson es el verdadero encanto de este clásico del cine deportivo. También les dejo un extracto de la desconocida "Winning" sobre las 500 millas de Indianápolis, en la que rodó todas las escenas de carrera. No olviden que Newman siempre fue un apasionado de la velocidad, compitiendo en las 500 millas de Daytona o en las 24 horas de Le Mans ¡a los 70 años!

Disfruten con Newman y, si les pica la curiosidad o no han tenido ocasión, intenten ver sus mejores películas. Cito en español: Éxodo, El largo y cálido verano, La gata sobre el tejado de zinc, La leyenda del indomable, El golpe, Camino a la perdición... y tantas otras.

Dencanse en paz y viva en nuestro corazones.

Somebody up there likes me / Marcado por el odio (1956)



The Hustler / El buscavidas (1961)



Winning / 500 millas (1969)



Slap Shot / El Castañazo (1977)



The color of money / El color del dinero (1986)