SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

martes, 23 de diciembre de 2008

LAST CHRISTMAS I GIVE YOU MY HEART… ( por Trinity)


Al llegar estas fechas y en cualquier fiestón o jolgorio navideño que se precie, el DJ de turno maneja unos cuantos temas de obligada escucha para uso y disfrute del personal entre los cuales encontramos, como no, el “Feliz Navidad” de Boney M., pachanga pura y dura en cantidades industriales e incluso algún villancico en versión dance. Vamos, una delicia…..

De entre toda esta cuidada selección salvo de la quema un clásico un tanto cursi que amenizó la Navidad en mi etapa adolescente, allá por finales de los ochenta, cuando todos los de mi época nos reuniamos, en horario de tarde, en locales ya desaparecidos como Privata o Irán para desparramar todo lo posible antes de estar a las 10 en casa (y pobre de tí si llegabas cinco minutos tarde). El “Last Christmas” de Wham! daba el pistoletazo de salida a las fiestas navideñas y sus efectos colaterales: que me pongo en Fín de Año?, cotillones en garajes o locales inmundos, ver al chico que te gustaba en traje y corbata, pillar tu primera moña con un inocente cubata (y pobre de tí que se enterasen en casa...)

Hace ya muchos años de aquello pero cuando escucho esta canción, de la que se han hecho infinidad de versiones en todos los estilos, no puedo evitar recordar las sonrisas y los suspiros de mis amigas al ver a un almibarado George Michael susurrando “Last Christmas I give you my heart, but the very next day you gave it away….” Por aquel entonces formaba parte junto con Andrew Ridgeley de un exitoso dúo que rivalizaba musicalmente con otras bandas británicas consagradas como Duran Duran o Culture Club. Autores de fantásticos pelotazos como “The edge of heaven” o “Wake me up before you go-go” , son injustamente recordados por esta pastelada que nada tiene que envidiar a Amaia Montero o a sus amigos de la Oreja.

El vídeoclip ilustra las alegres vacaciones en la nieve de una guachipandi en la cual los integrantes del dúo rivalizan por el amor de una chica (en aquel momento la virilidad de George Michael no estaba en absoluto cuestionada, es mas, se le relacionaba con bellas modelos o actrices de moda como Brooke Shields). En el año 86 y en pleno éxito el dúo se separa emprendiendo cada uno su camino en solitario. La trayectoria de George Michael fué en ascenso: temas inolvidables como “I want your sex” o “Freedom”, cambio de imagen y salida del armario, algún que otro escándalo sexual y transformación en icono gay por excelencia. Poco se supo de Andrew Ridgeley salvo que se había casado con su novia de siempre y que se dedicaba a sus negocios fuera del mundo de la farándula.

Como las fechas mandan os dejo con el vídeo. A pesar de que la calidad no es muy buena (es del año 84, nada menos) podemos apreciar la leonina melena de George Michael y la terrible estética ochentera a la que hemos sobrevivido y que tanta gracia nos hace desde la distancia que supone dos décadas después.


Felices fiestas y que el 2009 venga cargado de buena música y mejores conciertos.

Trinity.