SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

sábado, 17 de enero de 2009

¿POR QUÉ TAN PRONTO, BJORN BORG?



Al rubio sueco Bjorn Borg (Sodertalje, 1956) la naturaleza dotó para ser el más grande tenista de la historia. Pero, a veces, un pájaro se niega a volar y se empeña en bucear; en ir contra su propio instinto. En 1981, a los 26 años, con 11 títulos y todavía muchísimo potencial por desarrollar, Borg se negó continuar, agobiado por un calendario exigente y sus paranoias personales. No se percató de tan grave error hasta varios años después, cuando intentó regresar a un tenis diferente, sin pena ni gloria. Antes de este período, durante y después perdió la cabeza con las drogas y las mujeres. Pulió todos sus ingresos y hundió todos sus negocios, hasta el punto de plantearse la venta de los trofeos y mudarse de su costosa residencia en Mónaco. Hubo años con hasta seis juicios por litigios de toda índole. Incluso intentó hacer carrera musical, entonando cancioncillas para el olvido. Se rumoreó su suicidio, tras mil y un problemas. "¿Te has vuelto loco?", le recriminó su gran amigo y rival, John McEnroe, en el peor momento. Sí, Borg se volvió y después no supo regresar a su hábitat natural, el tenis. Hoy vive una temporada más estable, mientras envidia la cabeza de Federer o Nadal.

Publicado en La Región (31-12-2007)