SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

lunes, 16 de marzo de 2009

11 DE MARZO. AQUÍ NO SE OS OLVIDA


Hace unos días se cumplieron cinco años del atentado terrorista más sangriento en la Historia de nuestro país, sin desmerecer otros muchos de menor envergadura. Casi 200 muertos y más de 1.000 heridos o mutilados en un ataque indiscriminado por parte de unos malnacidos, de quienes hoy todavía se duda su identidad, motivación o colaboración.

Si ya de por sí trágico fue el hecho, no menos desconsolador fue la patética imagen política de España. Al contrario que en Estados Unidos, donde la unidad y el sentimiento imperaron frente a los intereses políticos, con todas las discrepancias que pudiesen existir; en nuestro país los diferentes partidos se enzarzaron en una lamentable disputa por saber la autoría del atentado y culpar al opuesto, moviendo a la calle a una masa aborregada y dominada por un sentimiento de inferioridad -"¿por qué nos atacan?" "¿qué error hemos cometido?"- comparable a un síndrome de Estocolmo epidémico. Sobre la famosa "Comisión de Investigación" sólo tengo que recordar la frase de un militar tan loco como genial, Napoleón Bonaparte. "Si quiero que algo no se solucione nunca, monto una Comisión".

Dicen que la verdad resplandece cuando todo el mundo se ha ido. Cinco años después, este país que tanto la exigía y nunca iba a olvidar lo sucedido, continúa viviendo su sueño eterno, mirando a otro lado ante los grandes retos que se avecinan y las grandes incógnitas que dejamos por resolver. Obviando una sentencia que nada sentencia sobre lo sucedido, con muchos agujeros negros que nadie ha sabido explicar.

Y lo peor, tratando los atentados del 11 de Marzo como una historieta pasada, un tema aburrido, un página de nuestra Historia que hay que saltarse porque es desagradable, mientras todavía damos vueltas a la Guerra Civil y a las fosas. Así es esta España nuestra. Tan pronto te adora como te olvida. Aquel fue un día para avergonzarse de ser español.

En este sitio no se olvida. Ni a las víctimas, ni a los verdugos. Ni a aquellos que se aprovecharon de la mayor tragedia de nuestra Historia. Ahora, más que nunca, queremos saber la verdad.