SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

sábado, 11 de julio de 2009

Hitoshi Saito-Grigori Veritchev (1984)

Hitoshi Saito, tiene el honor de pertenecer al exclusivo y reducido club de los judokas que han ganado más de una medalla de oro olímpica (Ruska, Saito, Seinsenbacher, Legien, Douillet, Nomura y Uchishiba). En su magnifico palmarés, figura el campeonato del mundo de 1983 de todas las categorías; las Olimpiadas de Los Ángeles 84 y Seúl 88, en el peso pesado; además del campeonato del Japón del todas la categorías de 1988. Un historial muy brillante, que podría haberlo sido mucho más de no coincidir en la misma época que su compatriota, el gran Yasuhiro Yamashita.

En este combate, eliminatorio en el peso pesado de la Olimpiada de Los Ángeles (1984), contra Grigori Veritchev, campeón mundial de 1987 y tetracampeón de Europa, es una maravilla ver, una y otra vez, el impresionante uchi-mata del japonés, que cuelga de la lámpara al campeón soviético.


Por Rokudán



No era la primera vez que ambos judokas se encontraban. Saito también batió, aunque con mayor dificultad, a Veritchev en la Copa Jigoro Kano, en 1982.