SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

miércoles, 22 de julio de 2009

LA VERDAD AL PODER (II): El origen del Escudo Nacional


El escudo nacional ha tenido muchos cambios a lo largo de nuestra historia. A continuación explicaremos el orígen de su composición actual:

Fue Alfonso VIII (1170-1214) quien adoptó un castillo como su emblema. El origen del nombre de Castilla proviene del árabe al-Qila, que significa tierra sembrada de castillos, a su vez este término vendría del latín castelum diminutivo de "castrum".

Probablemente el primer rey hispano que adopta el león como símbolo regio es Alfonso VII (1126-1157). La capital del reino era León que se llamó así porque la legión Septima Gemina tenía allí su cuartel.

Actualmente los historiadores afirman que la señal de la Casa de Aragón son unas armas cuyo origen, estaría inspirado por el viaje de Sancho Ramírez (1064-1094) a Roma en 1068 para consolidar el joven Reino de Aragón ofreciéndose en vasallaje (para acogerse bajo su protección) al Papa. De ahí que se haya aducido que Alfonso II, conocedor de ese viaje, tomara como emblema del vínculo vasallático las conocidas barras rojas y oro, inspirado en los colores propios de la Santa Sede.


Tradicionalmente se decía que las barras rojas eran las armas de Wifredo I el Velloso, primer conde independiente de Barcelona (874-898), quien según la leyenda fue herido en una batalla contra los normandos en el año 875. Entonces, el Rey Carlos el Calvo le visitó en su tienda y le rogó una merced, a lo que Wifredo dijo: "Dadme, señor, un blasón para mi escudo". El escudo estaba a la cabeza del lecho, el monarca mojó los dedos con la sangre de la herida de Wifredo y los pasó por el escudo dorado, marcando cuatro rayas rojas, diciendo: "Divisa que con sangre se gana, con sangre debe estar escrita. Estas barras serán las armas de vuestro escudo".

En cuanto a las cadenas, representan el reino de Navarra, unido a la monarquía desde 1512. Tradicionalmente se dice que proceden de la batalla de las Navas de Tolosa (1212), ganada por los príncipes cristianos al Miramolín Mohamed, quien tenía la tienda rodeada por camellos amarrados con poderosas cadenas. Tras la batalla, los navarros se llevaron las cadenas y conformaron el escudo de Navarra pero más allá de la leyenda de las Navas de Tolosa, los investigadores parecen convenir en que el escudo de las cadenas de Navarra encuentra su origen en un sello de Teobaldo I “El trovador” (1234-1253). En este sello real se interpretó que el escudo de armas del reino de Navarra era un escudo blocado, esto es un entramado de cadenas dispuestas en cruz aspada y cruz latina, con eslabones.


La granada simboliza el reino de Granada, último reducto musulmán tomado en 1492 durante el reinado de los Reyes Católicos. En el centro se sitúa el emblema de la casa Borbón, formado por tres flores de lis, que subió al trono en 1700.

Por último están las columnas con la leyenda "Plus Ultra". Conviene decir que el emblema de los Reyes Católicos era "non plus ultra" (así consta, por ejemplo, en el escudo actual de Melilla), en referencia a que las columnas de Hércules (dos colinas situadas a ambas orillas del estrecho de Gibraltar) se tenían como uno de los límites del mundo. El posterior descubrimiento de América implicó la eliminación del "non", ya que carecía de sentido. Luego cambiaría completamente el significado, haciendo referencia a la conquista y a la obra española en el nuevo mundo descubierto en 1492 (más allá de ultramar).


Aníbal

www.reflexionesesteriles.blogspot.com