SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

miércoles, 21 de octubre de 2009

EL GIGANTE CABREO DE COQUE MALLA (por Trinity)


“La hora de los gigantes”, así se titula el último trabajo de Coque Malla. El tercer disco de una carrera en solitario comenzada hace diez años tras la separación de unos gamberros vacilones llamados Los Ronaldos. Una banda que puso música y descaro a nuestra adolescencia con sus canciones deslenguadas de inolvidables estribillos. Recuerdo que los ví por primera vez en la Casa da Xuventude, cuando todavía no eran muy conocidos, compartiendo escenario con un grupo local llamado Bragas Sucias entre los cuales militaban algunos de mis compañeros de colegio. Con apenas 18 años Coque ya iba de mocoso malote sin cortarse un pelo a la hora de responder a cualquier comentario que no le gustaba montando bulla si la ocasión lo requería.

Tras el éxito arrollador de Los Ronaldos y muchos años después, volví a verlo como artista invitado junto a Andy Chango en un concierto de Ariel Rot en la ya desaparecida Sala Aqualung de Madrid, con un rollo totalmente distinto y una actitud aparentemente mas madura. No en vano llevaba a sus espaldas una larga carrera musical y cinematográfica con títulos, entre otros, como “El columpio” ( un fantástico corto de Alvaro Fernández-Armero con Ariadna Gil dando la réplica ), “Todo es mentira” del año 94 y con Penélope Cruz como partenaire, “El efecto mariposa” (1995) con María Barranco y Rosa María Sardá o la desternillante “Nada en la nevera” (1998) compartiendo protagonismo con la siempre estupenda María Esteve. Por otro lado había hecho colaboraciones musicales con Los Rodríguez, Pereza y el ya mencionado Ariel.


La verdad es que no he seguido mucho su trayectoria en solitario… Había escuchado algún tema suelto pero nada más. Pero siempre apetece escuchar música en directo y mas si hay oportunidad de hacerlo sin tener que salir de nuestra ciudad. La cita era el 16 de octubre en Capital, concierto acústico de Coque Malla acompañado por Nico Nieto, actuación incluída en su “Gira Gigante”. Y yo, que siempre hago los deberes, me zambullí en el mundo de youtube para echar un vistazo a sus nuevas canciones descubriendo unas letras muy intimistas y algún que otro tema que me gustó bastante.


Dispuesta a dejarme sorprender allí me planté, en un ambiente muy familiar con 120 personas aproximadamente. Sobre la 1:00h. y acompañado por Nico Nieto, Coque salió a escena con un look de dandy impecable (pantalón y chaleco gris con camisa blanca). A punto de cumplir los 40 el tiempo lo ha tratado bastante bien conservando su cara de niño travieso y una talla mas propia de la planta joven de El Corte Inglés. Desde el primer momento ya marcó las distancias. Muy serio y parco en palabras, se concentró en su repertorio sin molestarse en conectar con el público a pesar de la cercanía existente. Sin embargo, las dos guitarras y su voz generaron un sonido increíble y una atmósfera íntima que podía haber dado algo mas de sí. “Berlín”, “Cuídate”, “Hasta el final” y “She´s my baby”, mi preferida, fueron alternándose a lo largo de una hora con otros temas entre los que eché en falta “Me olvido de ti”. Ya en los bises, un alegre espontáneo canturreó una de las estrofas ronaldas por excelencia “... y por las noches haremos lo de siempre…”, a lo que Coque respondió con un "adiós" y se retiró bruscamente sin vacilar, poniendo así un broche final amargo. Desconcierto, silbidos, caras de póker…. Pero se ha enfadado en serio?


Entiendo que quiera defender su trabajo y dejar claro que ya lleva diez años en otra onda que nada tiene que ver con su etapa anterior. Lo que me sorprende es que a estas alturas no esté por encima de las chorradas que a pie de pista le suelte el borracho de turno y no sepa darle la vuelta a la situación. Podía haberse ganado a la gente con un par de sonrisas y acercándose más ya que el formato en acústico precisamente tiene esa ventaja, poder interactuar con el público. Nos habríamos ido todos contentos y con ganas de comprar su disco y volver a asistir a otro concierto. Que conste que, desde Murcia, mi amigo Dani ya me había avisado acerca de los prontos que se gasta pero no pensé que fuera para tanto. En honor a la verdad también tengo que añadir que un rato después nos atendió en privado y pudimos fotografiarnos con él sin ningún problema.


En fin Coque, relájate un poco porque, te guste o no, tu pasado Ronaldo está ahí. Te lo van a recordar en infinidad de ocasiones pero no creo que sea un impedimento para que disfrutes mas en tus directos, seguro que el público te lo agradecerá…

Os dejo con el primer single: “She´s my baby”.


Mas información en www.coquemalla.es

Trinity.