SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

martes, 13 de octubre de 2009

Takehide Nakatani vs Oleg Stepanov (Tokio 1964)

Takehide Nakatani fue el primer judoka de la historia en obtener una medalla de oro olímpica. La consiguió en la Olimpiada de Tokio 64, la primera en la cual participó el judo, en el peso ligero (en aquella época hasta los 68 kilos). Nakatani, excelente judoka, tenía un espléndido kosoto-gari y ganó todos los combates en estos Juegos con abrumadora superioridad, frente al tailandés Raemelungon, al británico Jack, al americano Maruyama, al soviético Stepanov y, en la final, al suizo Haenni.

En este combate, semifinal de estos Juegos Olímpicos, lo vemos frente a Oleg Stepanov, perteneciente a la primera generación de judokas soviéticos (Kiknadze, Loukachevitch, Mischenko, Bogolubov, Kitbrozachvili, Bondarenko…) que, a partir de 1962, irrumpió arrolladoramente en los campeonatos internacionales. Poseían un estilo heterodoxo de judo, de influencias de sambo y otras luchas autóctonas de la Unión Soviética, que causaba desconcierto y estragos entre sus rivales. Stepanov fué campeón de Europa, en 1965 y 1966, y medalla de bronce en los mundiales de 1965, en Río de Janeiro. Pero aquí no pudo con Nakatani, y tuvo que conformarse con la medalla de bronce, que es mucho aunque a él le pareciese poco.



Rokudán