SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

sábado, 21 de noviembre de 2009

ÁNDER IZAGUIRRE, PAPEL Y TINTA EN LOS BOLSILLOS

Buceando en este inmenso universo que es Internet, encontré por pura casualidad un interesantísimo artículos sobre dos ciclistas míticos: Jacques Anquetil y Raymod Poulidor. Nuestros padres los recuerdan. Anquetil fue el enterno campeón, un tipo en apariencia imperturbable, con la misma desgracia que sufrió en su tiempo el gran Miguel Indurain. Indurain ganaba con un estilo sobrio, elegante, sin la expresividad ni la verborrea de, por ejemplo, nuestro gran Perico Delgado. Por ello se ganó la impasividad de gran parte del aficionado, deseoso -recuerdo- de ver cómo Rominger, Chiapucci o un pujante Pantani le ponían en aprietos.

Poulidor fue el eterno segundón, el perdedor por excelencia. A quien siempre le sucedía algo -un pinchazo, un mal cálculo de fuerzas, un exceso de confianza- que le apartaba de la victoria. Fue quizá el primer perdedor en suscitar una legión de seguidores franceses, llevados por un sentimiento de pertenencia tan similar a los del Atlético de Madrid que sería necesaria la labor de un psicoanalista para encontrar la diferencia (querido Woody Allen).

El texto es obra del escritor y periodista, oriundo de San Sebastián, Ánder Izaguirre. Es uno de los 15 capítulos de su libro, "Plomo en los bolsillos", que recomiendo a todos los amantes del deporte y sus mitos. 15 historias donde se mezclan la épica, el sufrimiento, la rivalidad, la risa y el llanto que concentra la historia del Tour de Francia. Merecedora del premio "Marca" al mejor libro deportivo de 2005. Por desgracia, hoy está descatalogado -así es la ley de las ventas- y sólo se puede conseguir a través de su correo personal. info@anderiza.com

Si entran en su página personal, descubrirán que Ánder además es un viajero a quien no le importa llevar papel y tinta en sus bolsillos.

http://www.anderiza.com/

Saludos a Ánder. Y disfruten con la rivalidad entre Anquetil y Poulidor.

"Los calvarios de Anquetil y Poulidor", por Ánder Izaguirre