SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

miércoles, 6 de enero de 2010

LILLIAN BOARD, ORO DE MUCHOS KILATES


Hija de emigrantes británicos en Suráfrica, la atleta Lillian Bárbara Board (1948-1970) comenzó a volar por la pista cuando su familia se asentó en Londres. En 1967 logró la segunda mejor marca europea en los 400 metros lisos. Le apodaban "golden girl", y hubiese sido oro en los Juegos de México 1968 si la francesa Collete Besson no le hubiese superado en la misma meta. Comenzaba aquí una amistosa rivalidad. Board se desquitó en los Europeos de 1969, pero algo no funcionaba en su cuerpo. Sufría unos terribles dolores en el estómago. Seis días después de su última carrera le confirmaron la peor noticia. Un cáncer terminal de colon, a los 22 años. Brava e indomable, decidió luchar hasta el fin. Se aferró como última oportunidad a los métodos del peculiar doctor alemán Josef Issels: dieta espartana, extirpación de los dientes y las amígdalas, sufrimiento. Besson la visitó seis días antes de su muerte y dijo: "Casi no la reconocí, pesaba 32 kilos. Me aseguró que me vencería en los Juegos de Múnich 72". Allí existe hoy una calle en su recuerdo. Besson, su adorable enemiga falleció en 2005 por causa de otro cáncer, de mama.

Publicado en La Región (26-05-2008)