SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

viernes, 18 de junio de 2010

DELIRIOS GASTRONÓMICOS


Una de las costumbres que más gustan entre la noble gente de Ourenseville es la de acudir a todo tipo de inauguraciones o eventos donde se despliegue un mantel. La mera idea de comer gratis provoca una sensación tan cercana al éxtasis que sería necesario la intervención del mejor especialista para encontrar la diferencia.

Usted, inteligente lector, se preguntará a qué tanta euforia, dado que todos estos fastos proceden de la hucha pública, y no del generoso bolsillo del alcaide, ni mucho menos de los concejales. Pues no sea tan tiquismiquis, que no están los tiempos para rechazar tan apetitosa merienda. Los precios están por las nubes y la cesta de la compra de una familia media de Ourenseville -integrada por el respetable señor Burtch, su esposa doña Croqueta y los pequeños Curtis María y Marisleysis- no baja de los 50 euros, por mucho que intentemos cambiar las etiquetas de los productos, llevar la bolsa para ahorrar 5 céntimos, o qué se yo, comprar los calzoncillos íntimo slip caballero, en lotes de 10 colores, tres de regalo, en el 'Alcampo' de Vigo. (Ya no quedan, eh). La vida está muy dura, amigos.

Géiseres en el Barbaña

Por ello, el segundo día antes de las nonas de junius, cientos de buenos habitantes de Ourenseville se congregaron en la inauguración del nuevo parque Avilés de Taramancos, na beira do Barbaña river. Una laguna artificial de rabioso diseño, ideal para refrescar los pies, lavar perro o coche, o perro y coche, soltar a los peces antes de irse de vacaciones, cortarse las uñas... Mil y una posibilidades que los ciudadanos sabrán encontrarle. En uno de sus extremos destacan siete géiseres, de clara inspiración islandesa. Fuera del líquido elemento, una zona de juegos, ideal para que los rapaces se rompan la crisma, eso sí, en un área lúdica solidaria, moderna y ecosostenible.

Como suele suceder en estos casos, el camino a la gloria suele estar sembrado de pedruscos. Hubo que esperar al término de los discursos de las altas jerarquías del régimen, con ese gallego recauchutado que no pasaría más allá de Reza, para entrar en el Parnaso culinario. Tras las obligaciones del protocolo y los aplausos que tanto gustan a los políticos, el pueblo, siempre sabio, se lanzó en avalancha controlada al abordaje de las bandejas.

¡Ah, qué fantasía de texturas y sabores en el paladar! La tortilla, la empanada y el chorizo forman una conjunción suprema que debe bajar por el esófago en menos de tres bocados. Entre otras razones, para facilitar el inmediato acceso a nuevos condimentos, antes de su extinción entre la plebe. Los más previsores se afanaron en la mera recolección de vituallas, pensando en una opípara cena bajo el techo del hogar, a ser posible regada con alguna botella de vino, recaudada durante un momento de despiste de sumiller. ¡Qué toque la banda! La felicidad plena no requiere grandes cosas, queridos amigos.

Más, por favor

Así pues, animamos a nuestros prebostes políticos a realizar el mayor número de inauguraciones posibles durante el año o, en su defecto, romerías populares, actos de hermanamiento, concentraciones solidarias, talleres de reivindicación paritaria y toda la gama del gremio, siempre sazonadas con los mejores productos de la tierra, por supuesto. Y no se prolonguen mucho en la oratoria, señorías, que la tortilla y los calamares pierden todo su encanto fríos.

El Mundial, menos mal

El largo y cálido verano en Ourenseville se hace muy pesado sin ver esa maravillosa pelota pateada por 22 señores en pantalón corto, siempre que no sean italianos, claro. Por eso se inventaron los Mundiales, los Europeos y, recientemente, la Copa Federaciones. Menos mal. Ya estábamos un poco hartos de los telefilmes de Antena 3 'basados en hechos reales', plenos de divorcios, acosos de ex parejas, casas encantadas, embarazos no deseados y pérfidas niñeras dispuestas a todo para quedarse con el marido.

Todo lo que no sea una victoria de España nos sumiría en una profunda depresión, agravada por las espectrales subidas del IVA, la luz y la gasolina. Así que rezamos todos los días a Fátima para que el Iniesta se recupere y haga encaje de Camariñas en el campo. El muchacho está tan pálido que al menos necesitaría asistir a cuatro inauguraciones en una semana para recuperar el color. A ver qué comen por Barcelona, tú.


Sinde, en la berza

La célebre Ministra de Kultura con pinta de duende salida de la Comarca, Ángeles González-Sinde, declaró hace unos días que las obras del Claustro de San Francisco 'iban a buen ritmo', cuando llevan cinco años paradas. Grave error de su gabinete de Información, o hábil símil internacional. Si fuese en Cuba, serían 50 años de retraso. En Sudáfrica, no quedarían ya loseta o capitel. Ni un paso atrás, ministra. Venceremos. E inauguraremos. Y comeremos.

Publicado en La Región (17-06-2010).