SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

miércoles, 10 de noviembre de 2010

OÍR, VER Y CALLAR (VIII)


OBRA MAESTRA MALDITA


Berta Helene Amalie Riefenstahl (1902-2003) quedará permanentemente unida al nacional socialismo alemán. Esta ex bailarina, como tantos alemanes, terminó embaucada por las figuras de Hitler y el III Reich. En 1936 dirigió una obra maestra del cine, rodada durante los Juegos Olímpicos de Berlín con un despliegue de medios espectacular.

60 operadores, 35 cámaras -incluída una sumergible- y dos años de montaje ante la desesperación de Goebbels, el ministro de propaganda. Hitler la vio en un pase privado; en Estados Unidos, nadie se atrevió a proyectarla. La belleza de las imágenes es portentosa. El mensaje, la supremacía aria. Hay que saber diferenciar cada cosa.

Ficha técnica: "Olympia" (Alemania, 1938). Directora: Leni Riefenstahl. 224 minutos. Dividida en dos partes: "The festival of de Nation" y "The Festival of Beauty".

EL INFLUJO DE LA MONTAÑA


Más de 25 años llevaba Javier García Sánchez recopilando información para escribir una novela sobre los secretos y la mística de la alta montaña. Las razones que impulsan a unos pocos chalados a escalar 8.000 metros y fundirse con la naturaleza cuando, en éxtasis, alcanzan la cima.

El autor, quien ya escribió sobre el mundo del ciclismo, afirma: "Cualquiera que haya vuelto del K2 -el célebre pico situado entre Paquistán y China- está muerto de alguna manera. De una experiencia así se vuelve tocado. Tiene la sensación de que no hay nada más después". Sensación similar a la de muchos astronautas tras volver a Tierra. Será porque la cumbre es otro planeta.

Ficha técnica: "K2". Autor: Javier García Sánchez. Editorial Planeta (Barcelona, 2006). 450 páginas.

Publicado en La Región (11-12-2006).