SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

domingo, 23 de enero de 2011

David Khakhaleishvili vs Naoya Ogawa (1992)

Naoya Ogawa fue el tercero, del pequeño y exclusivo grupo, de solo cinco judokas que tienen en su historial cuatro títulos mundiales (Fujji, Yamashita, Ogawa, Douillet y Riner). Después de Yamashita, es también quien más veces logró el campeonato de Todas las Categoría del Japón (7), pero igual que su compatriota Shozo Fujii y, de momento, el francés Teddy Riner, no pudo conseguir el oro olímpico.

David Khakhaleishvili, un georgiano que formaba parte del equipo de la Unión Soviética, cuando se produjo el derrumbe del imperio comunista; fue triple campeón de Europa y subcampeón mundial en 1991 y 1993. Perdió la final del mundial de 1991 en Barcelona con Ogawa en categoría open.

Al año siguiente, en esta misma ciudad, ambos vuelven a encontrase en la final del peso pesado de los Juegos Olímpicos y, para desolación del japonés, en esta ocasión es el georgiano, con un dorsal de compromiso ya que había desaparecido la URSS, el que se alza con la victoria mediante dos impecables wazari.



Rokudán.