SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

martes, 24 de mayo de 2011

PARTIDOS LEGENDARIOS / CLASSICS GAMES: 6º Philadelphia Sixers vs Los Angeles Lakers (1980 NBA Finals)


Comenzamos hoy, con mucha ilusión, una serie -esperemos ilimitada en el tiempo- de partidos de baloncesto legendarios, que todo amante de este deporte debería ver al menos una vez en su vida. Amigo, si usted no conoce alguno de los de esta selección nunca podrá afirmar que sabe algo sobre este maravilloso juego.

Sexto partido de la final de la NBA de 1980, entre el Philadephia Seventy Sixers y el Los Angeles Lakers, en una de las canchas de mejor ambiente, The Spectrum. La liga sufría tal paupérrima situación que la serie se retransmitía en diferido, con el único patrocinio de "Subaru". No se engañen, ya quisieran hoy muchas cadenas de televisión los medios de la CBS entonces: cámara cenital, cámaras en los fondos y en las propias canastas, repeticiones y dos colaboradores de excepción: Bill Russell y Rick Barry. Curioso detalle durante el descanso -si tienen la oportunidad de verlo- el locutor entrevista por teléfono al ausente Kareem Abdul Jabbar, quien dada la calidad del sonido parece encontrarse en la Luna y no en Los Angeles. Muy divertido.

Sí, no estaba Kareem al mando del equipo. El mítico pivot se había lesionado en un tobillo durante el quinto partido. Los Lakers tenían a Jim Chones, poco ante el temible Darryl "gorila" Dawkins. Entonces, el técnico Paul Westhead entrega la batuta al novato Ervin Johnson, más conocido como "Magic". El encargado de llevarle a Kareem el periódico todos los días a la puerta de su casa, a las siete de la mañana, ya había ocupado su sitio en el avión, enviando un mensaje a todo el equipo. Antes del partido declara a la televisión, con una sonrisa de oreja a oreja: "Estamos preparados". Y no se olvida de saludar a su madre. Hoy jugará como hacía en la Universidad de Michigan State.

¡Y vaya si lo hace! 42 puntos, 15 rebotes y 7 asistencias. Canastas de todo tipo, hoy inmortalizadas en imágenes de tez ocre a cámara lenta. Su estilo es tan diferente a lo habitual que sus compañeros muchas veces no entienden o no continúan el camino de sus pases. Al final de la primera parte está a punto de meter un gancho desde el centro del campo. Su equipo domina el partido desde el comienzo, sustentado en pura magia y en los puntos de una anotador voraz llamado Jamaal Wilkes. Los Lakers apenas sufrirán hasta el último cuarto.

En el bando contrario no podemos dejar de alabar a uno de los atletas más elegantes de la historia del deporte, Julius Erving. El Doctor J bien podría mantenerse hoy entre la elite. Su calidad física y técnica, su dominio del balón a una mano, sus suspensiones y arabescos... Cada una de sus acciones es bocatto di cardinale, con especial mención a un mate tras remontar la línea de fondo y cambiando el balón de mano en el aire. Oh, my god!

El partido en sí no es gran cosa, extraña la falta de competitividad de los Sixers. Reconocerán al inclasificable canguro blanco Bobby Jones, a un Maurice Cheeks camino de la madurez, al hoy entrenador Lionel Hollis, a Henry Bibby -padre de Mike- o Cadwell Jones. Por parte californiana, al marido de la profesora de "Fama" (Debbie Allen) Norm Nixon y a un irregular Michael Cooper.

Ojo a los banquillos, porque se gestan dos leyendas. Pat Riley, sin gomina ni traje de Armani, a un lado. El pesimista genial Chuck Daly al otro, como asistente de Billy Cunningham. Siete años después ellos dominarán la NBA.

107-123, gana Los Angeles Lakers (4-2 en la serie). Comienza la leyenda de Magic y una era de prosperidad en la NBA. El presidente Larry O´Brien entrega uno de sus últimos trofeos. Pronto llegará el astuto judío David Stern y a esta competición no la conocerá ni la madre que la parió.


This is the first of a classic games series. All basketball fans should know the best times of their sport.

Lakers and Sixers fought for 1980 NBA Finals. In the fifth game Kareem Abdul Jabbar was injured in his ankle. The rookie Earvin Magic Johnson then led the team to victory and the championship with a historic match (42 points, 15 rebounds and 7 assists) against Julius Erving´s team.

Tonight began the Magic legend and the NBA resurgence.