SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

jueves, 18 de agosto de 2011

PARTIDOS LEGENDARIOS / CLASSICS GAMES: 1991 NBA playoff Eastern Conference 1st Round Game 5 Boston Celtics vs Indiana Pacers


Larry Bird ha sido uno de los más grandes jugadores de la historia del baloncesto. Tan bueno que pertenece a esa raza especial, véase Sabonis, de quienes las lesiones agudizaron su extraordinario talento y sacrificio por este deporte.

Como muestra, un botón de oro. Quinto partido de la primera ronda del play off de 1991 en el vetusto Boston Garden, entre unos Celtas en decadencia y unos Pacers en ascenso. La vieja guardia verde -Bird, Parish y McHale- los maduros Reggie Lewis, Derek Smith y Kevin Gamble, y los jóvenes Brian Shaw y Dee Brown (Stojan Vrankovic permanece despistado en el banquillo) contra los "pueblerinos" de Indiana, donde Chuck Person y Regie Miller se rifan todos los tiros posibles. Un detalle, el bonito diseño de su equipación fue realizada por la atleta de las enormes uñas de colores y campeona olímpica Florence Griffith.

Al comienzo de la serie pocos apostaban por el equipo entrenado por Bob Hill, técnico digno de un Expediente X porque tanto en Indiana -Larry Brown- como en San Antonio -Greg Popovich- fue despedido en la antesala del éxito. Pero los Pacers forzaron el desempate y llegaron al viejo Garden dispuestos a jubilarlo. Chuck Person, apodado "The Riffleman" había dinamitado la eliminatoria con 39 puntos en el segundo y 30 en el cuarto partido, anotando triples increíbles y respondiendo a Bird con el habitual lenguaje basura entre ambos. Los Celtics afrontaban el cara o cruz muy mermados físicamente, con el pájaro sufriendo terribles dolores en la espalda y en el tobillo que le había costado la temporada 88-89.

¡Qué partido! Los primeros cuartos son una maravilla de calidad técnica, pasión y sacrificio, ante una grada entregada en la mejor atmósfera del Garden. Los Celtics sacan todo su orgullo, corren como jovencitos y dominan con ventajas de hasta 10 puntos, desplegando un juego generoso -ataques con seis o siete pases- con Larry o sin él en la pista.

Los Pacers aceptan el desafío y no se intimidan en semejante escenario. Reggie Miller apunta ese carácter que le convertirá en un futuro asesino de play off, mientras Person, entregado a un duelo personal contra Bird y a otro general contra el Garden, dedica sus tiros libres a los presentes. Impresionante. No estaban solos, les acompañaban el holandés Rick Smits y el sobrio alemán Detlef Schrempf, el eterno Vern Fleming y el base titular Michael Williams, quien estaba desarrollando un gran rendimiento tras una crisis personal que le llevó a arrodillarse y rezar en el vestuario antes del play off.

El encuentro se mantiene con ligera ventaja bostoniana, 46-44 ¡mediado el segundo cuarto! cuando sucede el momento clave. A cuatro minutos y medio para el final de la primera parte, Bird lucha por un balón perdido contra Williams y cae sobre el parquet, golpeando con violencia la parte derecha de su cara. Un k.o. en toda regla. Visiblemente conmocionado y enrojecido, abandona el campo entre la ovación de su público. Vía libre para Indiana, Person se encuentra en su salsa, si bien McHale y Parish -enormes- mantienen vivo el orgullo verde, 56-58.

Feroz igualdad en tercer período, 73-73, hasta el regreso de Bird -con la cámara de la televisión a su espalda- en loor de multitudes. ¿Cómo explicar lo sucedido a continuación? Tienen la opción de verlo en el vídeo posterior. Yo lo describiría como el sargento herido que retoma el mando de la tropa hacia la victoria: una
exhibición de pase, tiro, dirección, defensa, liderazgo... con la cara adormecida por el golpe, muy justo de físico pero una determinación imparable. Por suerte, el baloncesto es algo más que saltar, matar y correr.


12 puntos de Larry en siete minutos, 42 de Boston en el cuarto. 100-91 en el marcador. Tiros en suspensión tras finta, penetraciones de viejo zorro, asistencias de campo a campo, un 2x2 maravilloso con McHale y la jugada quizá más emblemática, una canasta con tiro adicional tras paso de caída al poste bajo contra Sanders. Un enceste con puño al aire repetido en todos los documentales que recuerdan la hazaña.

Todo hay que escribirlo, Indiana quedó tocada pero no hundida. Por eso es un magnífico partido. El indomable Chuck Person no encuentra otra forma para parar a Bird que un placaje por la espalda. Un parcial de 6-19, con canastas de Williams y Schrempf, acercarán a los indianos a dos puntos, 120-118, con 30 segundos y posesión. Se la jugará -adivinen- el propio Person. Fallo. Brian Shaw sentencia con dos tiros libres. 124-121. Los guerreros se retiran, Bird camina al vestuario y Lasalle Thompson lepasa una mano por la espalda. Parece decirle. "¡Qué bueno eres, Larry!" Nos sumamos a esta opinión. 32 puntos, 9 rebotes, 7 asistencias... y muchas cosas que nunca aparecerán en una estadística.





Larry Bird is one of the best NBA history players. He wasn´t running, no jumping, no strong, but his talent and sacrifice was greater than others players. The 1991 playoff fifth game against Indiana Pacers is the best example of his power. Bird received a blow on his face in the second quarter and left to the locker room. He returned in the second half when he made a show: 12 points in seven minutes, 42 Boston in quarter. The spirit of Bird defeated the Reggie Miller and Chuck Person Pacers. Boston qualified for the next round. The world admired once again the Garden´s most famous bird.