SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

jueves, 1 de septiembre de 2011

DOS PELÍCULAS INTEMPORALES

Dos películas, una clásica y otra reciente. Cine sin grandes artificios pero con mucho contenido. Cine por el que no pasa ni pasará el tiempo, porque tratan temas universales.

"El crepúsculo de los dioses" (Sunset Boulevard) en esencia significa la decadencia de una actriz estadounidense, estrella del cine mudo y relegada al olvido en la era del sonido. El pasado fue tan glorioso que no es capaz de recuperarse, viviendo en una nube permanente, inmersa en una atmósfera de fantasía mientras el mundo real se desmorona a su alrededor.

Esa burbuja tan característica de actores, artistas en general, deportistas, políticos o figuras de relevancia social. Un día tocaron el cielo y se convirtieron en dioses, incapaces ya de regresar a la mortalidad cuando se apagó la buena estrella. Si además se asocia a un guionista acosado por los acreedores y con la imperiosa necesidad de dinero, la mezcla resulta explosiva. Una película excepcional con actores excepcionales. (Me gusta especialmente la escena en la piscina que también aparece en el trailer).



"En busca de la felicidad" (The pursuit of happyness) nos traslada al Estados Unidos de la recesión económica -no me refiero al actual, sino al de comienzos de los años 80, cuando Ronald Reagan accede al poder- donde un voluntarioso autónomo llamado Chris Gardner sufre todo tipo de penurias en la ciudad de San Francisco: la mujer le abandona, su negocio es una ruina, le echan de su casa, tiene a un hijo de cinco años a su cargo... Una sucesión de desgracias que hundirían al más optimista.

Cuando uno está en el fango, tiene dos opciones: reborzarse, llorar y culpar al gobierno -reacción muy humana-; o apretar los dientes, llorar en los baños del metro con el niño dormido en el regazo e intentar salir adelante. Sin duda, el camino más difícil. Gardner (interpretado por Will Smith) es una persona con ingenio, ilusión y una inquebrantable fuerza de espíritu para seguir adelante. Después, las cosas podrán salir bien o mal. Nadie le podrá achacar que puso todo de su parte.


Una película bonita. Se agradece el comedido papel del niño, ya que aborrezco esos melodramas con cuellicorto cursi y bobalicón. La moraleja me parece magnífica para los tiempos que corren. La vida nunca fue ni será fácil pero cruzarse de brazos y quejarse no es la solución.

Two films, one classical and one today. Films without special effects spectacular but good argument. Film without expiration date, because it tells universal themes.

"Sunset Boulevard" is a magnificent film about the decline of a Hollywood star, who lives in an imaginary world. It is a common problem for actors, artists, athletes or politicians.

"The Pursuit of Happyness" was inspired by a true story of a man who lost almost everything (wife, car, house, job...) but he will fight to improve his life and his son´s future.

Two films that I recommend to see.