SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

domingo, 6 de noviembre de 2011

Djamel Bouras vs Cho In-Chul (1997 World Championship)

Combate final de los campeonatos del mundo de 1997, celebrados en Paris, en el peso semimedio (-78 kg.), entre el francés Djamel Bouras y el coreano del sur Cho In-Chul. Bouras, judoka incómodo, muy difícil de batir, se había proclamado campeón olímpico el año anterior en Atlanta, remontando, en un increíble combate, el marcador adverso de wazari ante el gran Toshihiko Koga que, estupefacto, veía como el francés le arrebataba el oro.

Cho In-Chul era un espléndido competidor de Corea de Sur; con Ki Young Jeon está entre los más importantes campeones coreanos de todos los tiempos. Tiene un envidiable palmarés (campeón mundial 1997 y 2001; subcampeón olímpico en Sydney 2000). En este trepidante combate, con el siempre complicado Djamel Bouras, le mete dos soberbios barridos, quintaesencia del judo, que hacen de esta final, una de las bellas de toda la historia de los campeonatos mundiales.


Rokudán