SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

lunes, 12 de marzo de 2012

LA MUERTE DE YUGOSLAVIA / THE DEATH OF YUGOSLAVIA



En 1988 Yugoslavia era un polvorín integrado por seis repúblicas socialistas y dos provincias autónomas, con tres religiones y un creciente enfrentamiento étnico. Bajo el mando de Josip Broz, más conocido como 'Tito', el país se mantuvo unido con mano de hierro. Tras la muerte del lider eterno, en 1980, los fanáticos de uno y otro lado comenzaron la loca carrera hacia el abismo.

'La muerte de Yugoslavia' es un excepcional documental producido por la cadena británica BBC, que nos explica el origen, desarrollo y final de un terrible conflicto asentado en medio de la próspera europa en los años 90. No deja títere con cabeza, y permite a todos sus protagonistas -hasta los más extremistas- dar su versión. No hay ideas preconcebidas ni censuras interesadas. Son la vida y la muerte, la virtud y la miseria humana en plena exposición. Es, en resumen, el resultado de lo que el nacionalismo -esa "enfermedad incurable" que definía Einstein- puede lograr cuando líderes irresponsables y visionarios arrastran a las masas, más o menos cultas, a la autodestrucción. Imprescindible terapia de choque para los independentistas más cerriles. Los que aún tengan remedio, claro.

Milan Kucan (Eslovenia), Vasil Tupurkovski (Macedonia), Monir Bulatovic (Montenegro), Alija Izetbegovic (Bosnia), Franjo Tudjman (Croacia) y Slobodan Milosevic (Serbia) fueron los encargados de comenzar la autodestrucción. Los tres últimos, los grandes impulsores de la guerra y toda su miseria, empleando todos los medios para crear la gran Serbia ortodoxa y pura, la gran Croacia católica o la gran Bosnia musulmana. Dieron alas a todo tipo de asesinos y permitieron las limpiezas étnicas que se practicaron en todos los territorios, ante la pasividad de una ONU bochornosa y patética. Las tribus se comieron unas a otras hasta que los Estados Unidos decidieron intervenir. Así es nuestro mundo.

Como en todas la guerras hubo héroes anónimos y conocidos. Bosnios, croatas y serbios con sentido común que creían en la igualdad y el orden, en la convivencia de todos bajo la misma ley. En un estado por encima de creencias y etnias. Es duro comprobar que fueron asesinados, apartados o impotentes ante la locura general. La muerte de Yugoslavia es una lección para no olvidar nunca. Atentos, españoles.


"The death of Yugoslavia" is a magnificent documentary produced by British television BBC. The documentary explains the origin, development and the end of the last war succeeded in old Europe. "The death of Yugoslavia" is a harsh, cruel, human history. It´s a lesson that no one should forget. Nationalism and fanaticism are the faster way to hell.