SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

miércoles, 23 de mayo de 2012

NO SON SUPERIORES (por Joaquín Lamela)

 Extraído del Periódico La Región (21-V-2012)
 
Jugaban el Atlético de Madrid y el Atlético de Bilbao la final de la liga europea de fútbol en Bucarest. La televisión enfocaba de vez en cuando a los representantes políticos españoles y al príncipe, que habían viajado desde España para ver el partido. Me fijé bien en sus caras y en sus gestos las veces que los enfocaron y empecé a pensar? Y este fue el resultado.

En España estamos atravesando una gran crisis económica causada, al menos en parte, por la mala gestión de estos actores, que a veces parecen verdaderos comediantes, simuladores, incluso patrañeros, y sin embargo no reparan en gastos. ¿No era suficiente que acudiera únicamente el presidente perpetuo de la Federación Española de Fútbol? No sé cuál fue el motivo de la no asistencia de la presidenta de Madrid, pero si fue por evitar un gasto superfluo merece el aplauso.

A los representantes que ese día asistieron los conocía de verlos anteriormente en la TV y prensa nacional, y ya antes me parecieron muy corrientes, incluso alguno me pareció que no llegaba a ese nivel. Oiga, puede usted decirme ahora, no estoy de acuerdo con lo que escribe porque si algunos de los representantes que allí estaban han sido elegidos por el pueblo ?y el pueblo nunca se equivoca, como suelen decir algunos comentaristas políticos en tiempo de elecciones-, será normal que los veamos como superiores, ¿no?

Pues no oiga, y permítame expresarle mi desacuerdo y dar mis razones. Si es cierto, y lo podemos ver fácilmente por el comportamiento de muchos de estos personajes y personajillos políticos nacionales, regionales, provincianos y locales, que la gran mayoría se creen superiores. Pero por disfrutar de poder político, que se lo hemos dado nosotros con los votos, no significa que lo sean. Los políticos que se presentan a las elecciones son seleccionados por las castas de los partidos, y nosotros, los ciudadanos, no podemos elegir libremente a quienes nos gustaría que nos representasen porque no es posible. Para que alguien pueda presentarse a las elecciones tiene que pertenecer a un partido político. Usted y yo no podemos presentarnos ni podemos votar a Amancio Ortega, creador de Zara, ni a ninguna otra persona superior para gobernar nuestro país por imposibilidad legal y porque las personas ejemplares tampoco aceptarían presentarse por el desprestigio tan enorme que ha alcanzado la política. El príncipe ni tan siquiera ha sido elegido.

Decíamos aquí hace poco que la estupidez afecta por igual a todos los niveles. ¿Por qué no iba aquejar también a los representantes políticos? No están ahí porque sean superiores. Están ahí, además, por otra serie de razones. Una de ellas, porque son maestros en el arte de decir que van hacer o que hacen, no hacer nada, y conseguir, sin embargo, que la gente malgaste su tiempo hablando de lo que han dicho que van hacer o que hacen. Y su 'decir que van hacer o que hacen' es repetido y discutido a cada momento y hora del día por los comentaristas políticos ?que viven de eso-, en los distintos medios de divulgación o propaganda: periódicos, radios y televisiones. Sin embargo, ¿cuántas veces ha oído informar de profesionales o trabajadores modélicos -que sí los hay en nuestro país- en los noticiarios de las radios y TV?

¿Y cuántas veces ha oído hablar de los representantes políticos de uno de los países más ricos de Europa, como lo es Suiza? ¿Conoce alguno por su nombre? Casi seguro que no, y sin embargo, allí también son elegidos por el pueblo. Pero los ciudadanos de este país tienen en general mayor nivel de formación y no toleran que los políticos elegidos les mientan, malgasten o les roben su dinero como se lo permitimos aquí, y si alguno lo hace su dimisión llega pronto. En Suiza, incluso, antes de que los políticos tomen decisiones que impliquen un gasto público importante, los ciudadanos pueden obligarles mediante recogida de firmas a convocar un referéndum para conocer si los habitantes están de acuerdo, y echarlas abajo si la mayoría no las apoya. En ese país los políticos son elegidos fundamentalmente para administrar bien el dinero público, y hacia ahí deberíamos caminar en el nuestro.

Y los políticos se creen superiores también por nuestra culpa. Por que nosotros les hemos encumbrado. En un país donde las recomendaciones para conseguir favores están a la orden del día, llevarse bien con el poder político a veces da 'buenos' resultados. Aquí, por si acaso, les hacemos reverencia para obtener prebendas. Vea si no los actuales casos 'ejemplares' de algunos políticos y personas cercanas a la realeza que están siendo juzgados.

Entonces, quiénes son superiores, me preguntará usted. Son superiores los buenos trabajadores y profesionales que actúan con libertad y buena conciencia. La buena conciencia tiene para ellos más peso que la opinión de los demás. Estas buenas personas ejemplares son las más sencillas, las que menos presumen de ello, las que menos se lo creen. Y cuando están más arriba, estas personas superiores inmortalizan la enseñanza de Marco Tulio Cicerón, 'cuanto más alto estamos, más debemos bajarnos hacia nuestros inferiores'.

Fueron superiores probablemente, entre otros, filósofos como Sócrates, científicos como Albert Einstein y Benjamin Franklin, médicos como Alexander Fleming, y políticos como Winston Churchill. Y lo son personas como Palmira Díaz, trabajadora de la limpieza en la estación de autobuses de Granada, que hace pocos días devolvió un bolso que había encontrado con 14.000 euros, olvidado en un autobús por una pareja de nacionalidad china. La honradez siempre es digna de elogio, aún cuando no reporte utilidad, ni recompensa, ni provecho, también dijo Marco Tulio Cicerón.

jueves, 17 de mayo de 2012

FIDEL CASTRO, EL PODER ABSOLUTO E INSUFICIENTE


Fidel Castro Ruz. ¿Cómo explicar la figura de uno de los personajes claves en la historia del siglo XX, capaz de poner al mundo al borde de la destrucción nuclear? Quizá se pudiese describir con una anécdota en su etapa escolar, cuando el joven y atlético Fidelito se vio perdedor en una carrera de bicicletas no encontró otra solución que estrellarse contra un muro. El ‘accidente’ restó toda la atención del público en el ganador y la centró sobre el herido. Ése es Fidel Castro. El hombre que desde pequeño ansiaba acaparar el poder total, ser el epicentro universal y sentir la total adulación de las masas. Comandante en Jefe de una de las dictaduras más longevas del mundo.

Norberto Fuentes (La Habana, 1943) no opinará lo mismo. Él está convencido de que Castro se forjó con la vida. El escritor cubano es el autor de esta magnífica obra que recomendamos: ‘La autobiografía de Fidel Castro’. Como su título indica, Fuentes asume la personalidad del dictador para relatar su apasionante peripecia en el camino hacia el poder, desnudando a un personaje que tan bien conoció, gracias a los muchos años transcurridos entre su círculo más íntimo, hasta su defenestración y encarcelamiento tras una de las numerosas purgas cubanas.

La literatura de Fuentes es fresca, salvaje, caribeña, rica en detalles eróticos e ironía. En mi humilde opinión quizá sobre más de alguna línea entre las 890 páginas del primer volumen -‘El Paraíso de los Otros’- y las 1.425 del segundo, cuyo título es la descripción más breve y sencilla de la personalidad fidelista, ‘El poder absoluto e insuficiente’. En todo caso, es un trabajo fundamental sobre historia de la Revolución cubana y de su máximo líder, documentada con archivos y fotos inéditas, propiedad del autor.

Fuentes se introduce en el alma, se viste con la piel de Fidel y nos traslada hasta sus orígenes. Nacido de la unión de un latifundista de origen gallego y de una santera que entró en la casa como criada y terminó como primera dama. Ella pensaba que su hijo estaba predestinado para el éxito y no le falló la corazonada.

Continúa con su etapa escolar, universitaria y su deriva revolucionaria. “Yo quiero conquistar la fama, la gloria”, había confesado a sus amigos. Conoceremos sus primeras experiencias sexuales sin obviar detalles, su etapa de pistolero y agitador político, sus influencias filosóficas, sus desastrosos proyectos empresariales, los primeros ensayos revolucionarios en la República Dominicana y el ‘Bogotazo’ de 1948, su falsa filiación comunista –por mucho que se empeñen en certificarla sus hagiógrafos- y su innata capacidad para reptar entre los callejones que llevan al poder por el camino más oscuro.

Las complejas relaciones familiares, los desastrosos asaltos al Cuartel de Moncada, el desembarco-naufragio del ‘Granma’ más la caótica guerrilla en la Sierra Maestra, que hubiese terminado en masacre de no ser por la inutilidad y corrupción del ejército de Fulgencio Batista, también son tratados en profundidad. El triunfo y asentamiento de la Revolución, los meses que mantuvieron en vilo al mundo bajo la ‘Crisis de los Misiles’, la relación amor-odio con la Unión Soviética y la supervivencia tras el derrumbe de ésta… Son apartados apasionantes por la cantidad de anécdotas reveladas.

No saldrán bien parados otros clásicos de la Revolución. De Raúl Castro, hermano y actual líder supremo, se desvelan sus inclinaciones homosexuales y su afición por las ejecuciones y fosas comunes, en dura pugna con el ‘Che’ Guevara. El revolucionario argentino era despreciado por la mayoría de compañeros de lucha, poco amigo de la higiene y fue utilizado de forma maquiavélica por Castro. Primero lo sacó de Cuba tendiéndole una trampa, después lo abandonó en Bolivia a su suerte y hoy disfruta de los beneficios por el rendimiento de su imagen. La lista de nombres es inmensa, y de todos ellos surge una pincelada de su personalidad. El apunte sobre el carismático Camilo Cienfuegos es interesante, pues según se desprende de lo escrito por Fuentes, su desaparición fue un accidente aéreo y no un asesinato premeditado, como afirma Carlos Franqui en su obra Camilo Cienfuegos (Seix Barral) 2001, Barcelona. Después de todo lo leído sobre Castro cuesta creerlo, la verdad.

El orden cronológico no es la mejor cualidad de Fuentes. Donde mejor se mueve es la disección del impresionante entramado secreto diseñado por Castro,  ya mucho antes de su llegada al poder. Una de las grandes virtudes del dictador consiste en saber adelantarse al resto, prever el rumbo que tomarán las cosas y saber variarlo adaptándose a cualquier tipo de viento. Otra, su astucia en el diseño de la propaganda y el control de las masas. Es un dignísimo sucesor de Goebbels. La base se cimenta en la idea del “enemigo permanente”, una excusa para mantener el estado de emergencia y justificar la militarización de toda la sociedad.

Castro ha construido la cárcel perfecta. Arriba, el cielo. Alrededor, el mar. No hay posible escapatoria del Gran Hermano cubano, que posee un espía en cada casa llamado CDR (Comité en Defensa de la Revolución). Dispone de un servicio secreto eficaz, capaz de editar vídeos pornográficos de todos los políticos y personalidades que visitan la isla, con el fin de comprar su silencio o su adhesión. Su Dirección General de Inteligencia trabaja sin descanso en la intoxicación informativa y acercamiento a personalidades y movimientos internacionales que se traguen el cuento cubano. Castro también cuenta con un sistema de seguridad personal que comprende al menos tres anillos de protección, nunca duerme dos veces en la misma cama y guarda todos los documentos de alto secreto en un búnker, con dinamita suficiente para volar en pedazos si se diese el caso de una invasión extranjera, ya que un golpe de estado parece inviable.

Como todos los dictadores, Fidel tiene ese aire mesiánico que le confiere la inmensa fortuna de no haber muerto después de jugar con tanto fuego. Después de sus fallidos golpes, de la guerrilla en la Sierra Maestra, de la invasión de Bahía Cochinos y de sobrevivir a infinidad de atentados. También desprende ese amor por el prójimo de quienes viven en el pedestal. No dudó en sacrificar Cuba entera si esto suponía que la URSS entrase en conflicto nuclear con los Estados Unidos en la Crisis de los Misiles. Cuando Nikita Kruschev optó por el teléfono rojo en lugar de atacar -en realidad, la amnistía para una Cuba aniquilada por las primeras cabezas nucleares- el Comandante montó en cólera. Otro de sus disparates fue el plan para triplicar la población cubana y pasar de los siete millones de Cuba en los años sesenta a 20 para oponer un tremendo ejército al eterno enemigo yankee. Una forma de pensar que iguala sus neuronas a las de Hitler y Stalin.

Curiosamente, mientras Trujillo, Sadam Hussein, Gadaffi, Ceacescu o nuestro cercano Franco son considerados como dictadores sin escrúpulos, Fidel Castro permanece como héroe de una izquierda ciega y tipo simpático para una gran parte de la población mundial, anestesiada con las ideas de educación gratuita, sanidad universal o cruel bloqueo que exporta Cuba. Esa es su mayor victoria, así como la de mantenerse en el poder durante más de 50 años, sobreviviendo a 11 presidentes de Estados Unidos y al hundimiento de todos los regímenes comunistas, salvo la monarquía comunista hereditaria de Corea del Norte. Como diría algún analista político –y perdónenme por el vocabulario-  “Castro es un auténtico cabrón, pero un muy astuto cabrón”.

Norberto Fuentes explica al lector  el sentido de su obra:


Dos interesantes propuestas para el verano que comienza:

Fuentes, Norberto: ‘La Autobiografía de Fidel Castro / El Paraíso de los otros’ (Volumen I). Editorial Destino. (Barcelona, 2004). 890 páginas.

Fuentes, Norberto: ‘La Autobiografía de Fidel Castro / El poder absoluto e insuficiente’ (Volumen II). Editorial Destino. (Barcelona, 2007). 1.425 páginas.

domingo, 6 de mayo de 2012

Kim Ih Tai vs Takeshi Koga (1961 World Championship)

Este combate, entre el coreano del sur Kim Ih Tai y el japonés Takeshi Koga, pertenece al III Campeonato del Mundo de Judo celebrado en Paris en diciembre de 1961. En aquel tiempo no había categorías de peso, el tatami estaba situado en una zona elevada y los árbitros iban en judogui; tampoco se marcaba koka ni yuko, solo wazari e ippon, no había más que un tercer puesto y las limitaciones reglamentarias eran mínimas. 

Kim Ih Tai era un fantástico judoka de menos de ochenta kg., con un fulminante okuri- ashi-harai. En la Olimpiada de Tokio 64, primera en la que participó el judo, y que fue la causa de la implantación de las categorías de peso (ligero 68 kg., medio 80 kg., pesado más de 80 kg.), conseguiría la medalla de bronce en el peso medio. 

Al año siguiente, en los mundiales de Río de Janeiro, en esta misma categoría, volvería a colgarse la misma medalla; su gran rival era Isao Okano, uno de los mejores judokas de la historia, al que había ganado en algunas ocasiones, pero no en estas dos importantes citas. 

Takeshi Koga, uno de los grandes judokas de la época, formaba parte, junto a Sone y Kaminaga de la expedición japonesa a los mundiales de Paris de 1961. Los tres fueron derrotados por Geesink que se proclamaría campeón; el tercer puesto lo disputaría Koga frente a Kim Ih Tai, combate que aquí vemos.  

This combat to happened in 1961 París, in third Judo World championship between southkorean Kim Ih Tai and Japanese Takeshi Koga. In that time there were not weight categories and there were wazari and ippon only. The rules were very easies. Kim Ih Tai was a fantastic judoka with a fulminant okuri-ashi-harai. He won bronze medal in 1964 Tokyo Olympic Games and 1965 Rio Janeiro World championship. His big rival was Isao Okano, one of the best judoka in history. Koga was selected with Japon for the world championship, with Sone and Kaminaga. Dutch Anton Geesink defeated all three and won de gold medal. Koga and In Tai fought for bronze medal in this combat. 

Rokudán

jueves, 3 de mayo de 2012

SUEÑOS (LXV): SI NO QUIERES RÉCORD, TOMA DOS TAZAS/ DREAMS (LXV): TWO RECORDS IN A FEW MINUTES

30 de agosto de 1991. Final de la prueba de salto de longitud del Mundial de Atletismo en el Estadio Olímpico de Tokio (Japón). 23 años permanecía imbatible el récord de Bob Beamon en México, 8,90 metros. Pero, aquella noche, se unieron los factores ambientales ideales y dos extraordinarios atletas motivados al máximo por el triunfo. El ‘hijo del viento’ Carl Lewis, y el ‘huracán’ Mike Powell.

Lewis consiguió un increíble 8,91 en su cuarto intento. La barrera se había superado por fin. Se hubiese llevado toda la gloria de no ser porque el viento fue favorable en 2,9 lo cual anulaba el registro y por el quinto salto de su compatriota Powell, tras un cuarto nulo. Mike se fue hasta los 8,95 metros, emocionando a los tranquilos nipones y a millones de telespectadores. Tanta alegría sintió que hasta se abrazó a los jueces. 23 años de espera para ver la barrera superada por dos veces en apenas unos minutos.
El perfil: Michael Anthony Powell nació el 10 de noviembre de 1963 en Philadelphia. Carl Lewis nació el 1 de julio de 1961 en Birmingham (Estados Unidos). 

1991, 10 august. Long jump World championship final in Tokio Olympic Stadium (Japan). The Bob Beamon´s world record had 23 years, 8,90 meters. But, that night there was the best climatics factors and two specials athletes. The ‘wind son’ Carl Lewis against the ‘hurricane’ Mike Powell. Lewis scored 8,91 meters in four round, but his jump wasn´t good for the wind speed. In five round, Mike Powell scored 8,95 meters and surprised to world. After 23 years, the most difficult record was broken two times in a few minutes. 

Profile: Michael Anthony Powell was born on November 10, 1963 in Philadelphia. Carl Lewis was born on July 1, 1961 in Birmingham (United States). 

Publicado en La Región (31-03-2008)