SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

jueves, 9 de agosto de 2012

EN TIERRA DE NADIE


El atleta sudafricano Oscar Pistorius es una fuente de inspiración para cualquier persona. Nacido sin los huesos peroné, parecía condenado a vivir en una silla de ruedas, pero el progreso tecnológico y su infatigable instinto de supervivencia, desarrollado al máximo por su madre, le han permitido mejorar hasta meterse entre los 16 humanos más rápidos en la distancia de 400 metros, corriendo con dos prótesis como prolongación de sus piernas. Un logro conmovedor, una victoria contra lo imposible y lo impensable. 

La paradoja de Pistorius es que se encuentra en tierra de nadie, demasiado superior al resto en los parolímpicos, a un nivel medio-bajo entre la elite. Existen tantos informes científicos sobre el efecto ventajoso como sobre los inconvenientes de sus prótesis. La federación internacional de atletismo prohibió su concurso, pero el TAS –que ofrece tanta confianza como un mantero- lo revocó. “No vine a ganar, vine a cumplir un sueño”, declaró en Londres. 

Siendo fiel al reglamento, su concurso sería ilegal. Con la mano en el corazón, es una maravilla.

Publicado en La Región (7-VIII-2012)