SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

viernes, 3 de agosto de 2012

LA GUERRA GÉLIDA



Desde el final de la II Guerra Mundial hasta la desintegración de la Unión Soviética se desarrolló el período que los historiadores denominan como ‘Guerra fría’, trasladado a los Juegos en una competencia feroz entre Estados Unidos y la URSS, con barra libre en el dopaje. Los respectivos boicots en Moscú 80 y Los Ángeles 84 fueron los momentos más tristes del Olimpismo. 

La nueva guerra fría, más bien gélida, es la rivalidad entre los norteamericanos y los emergentes chinos que, en la natación, alcanza su máximo punto tras el monstruoso récord de Ye Shiwen en los 400 metros estilos, donde realizó los últimos 50 más rápidos que el propio Ryan Lochte. Desde la parte occidental se califica la hazaña como ‘sospechosa’. La parte oriental responde con ironía que nunca dudaron de las marcas de Michael Phelps. El despistado Comité olímpico asegura que la china está ‘limpia’. 

Duelo de titanes entre un país con el mayor número de laboratorios de alto rendimiento y otro de cuyos métodos nada se sabe y, cuando los enseñan –véanse los centros de alto rendimiento de gimnasia para niños- dan miedo.

Publicado en La Región (Jueves, 2-VII-2012)