SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

domingo, 12 de agosto de 2012

MUJERES SIN CUOTAS

A pesar de no contar en los  Juegos de la Grecia clásica ni en la idea original del barón de Coubertain, las mujeres se han ganado con el sudor de su frente un papel protagonista en el mayor acontecimiento deportivo universal. Se han introducido en modalidades antes vedadas –boxeo, pértiga, maratón…- compiten por igual contra los hombres –equitación- e incluso mantienen un coto restringido en la gimnasia rítmica o natación sincronizada. Hoy ya son mayoría en la villa olímpica, como en la universidad. 

Si alguna destaca en estos Juegos de Londres es la española que, como canta la copla, cuando besa y compite, lo hace de verdad. Natación, waterpolo, balonmano, taekwondo, windsurf, remo, sincronizada... Nos han proporcionado grandes éxitos y nos mantienen ilusionados ante el televisor, superando las previsiones y a sus colegas masculinos. Y todos estos logros sin necesidad de discriminaciones positivas ni las paridas de la paridad que una nefasta ministra se empeñó en aplicar. Esto sí es igualdad.

Publicado en La Región (10-VIII-2012)