SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

miércoles, 15 de agosto de 2012

NADA ES IMPOSIBLE

“La perfección es imposible, pero el ser humano está obligado a perseguirla eternamente”. Esta frase del político y filósofo español Gonzalo Fernández de la Mora podría ser el lema de nuestra selección de baloncesto en la final contra Estados Unidos. 

¿El rival es un equipo excepcional? Sí ¿Es imbatible? No, pero los chicos de Scariolo tendrán que jugar a un nivel cercano a la perfección para vencer: defensa feroz, control del rebote, mínimos errores, acierto en ataque y esperar que los NBA no tengan su tarde. También será imprescindible esa magia y fantasía especial de las grandes citas, de los hombres sin miedo al destino ni al error ni a las grandes empresas. En Pekín vimos una España así, y poco faltó para ganar a un rival igual o mejor que el de hoy. 

Como en aquel 2008, España ganó cuartos y semifinal sin convencer, e incluso había perdido en la fase previa contra los americanos ¡por 37 puntos! Después se transformó en la final. La ÑBA no tiene la frescura física de entonces, si bien cuatro años más de sabiduría, nada que perder y el genio de los mejores.

Publicado en La Región (12-VIII-2012).