SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

domingo, 5 de agosto de 2012

UN PAÍS BIPOLAR



‘Y si habla mal de España… es español’, es el título de un libro de Fernando Sánchez Dragó que describe nuestra piel de toro. Medios y aficionados estaban al borde del psiquiatra por la ausencia de medallas, retomando aquella mentalidad perdedora y crítica de antaño. Como si colgarse de las anillas, descender en piragua o levantar 188 kilos en dos tiempos fuesen actividades que todos pudiésemos desempeñar, sentaditos en el bar. Éramos un país de paquetes, hasta que la nadadora Mireia Belmonte, antes una ballena lenta, ganó la primera medalla en los 200 mariposa. De cetáceo pasó a ser ‘sirenita’, mientras todos los palos recibidos por la joven en los días previos se transformaron en loas. Inmediatamente, los eufóricos medios de comunicación retomaron las quinielas sobre la posibilidad de nuevas medallas. China y Estados Unidos están a tiro. Mireia es la quinta nadadora medallista en la historia olímpica de España, superando su inseguridad natural y una presión desmedida tras presentarse en varias especialidades. Valoremos a nuestros atletas en su justa medida.
Publicado en La Región (3-VIII-2012)