SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

lunes, 26 de noviembre de 2012

BASURA (por el malvado Vellido Dolfos)



Entre el miserable nivel de las cadenas de televisión destaca, en el último lugar, las propiedad de Mediaset –especialmente Telecinco y Cuatro- donde se emite la basura más nauseabunda, sólo apta para un público borreguil y cateto, de encefalograma plano. La primera de ellas tuvo en su parrilla nocturna el espacio ‘La Noria’, que alcanzó las cotas más bajas de la degradación el día que emitieron una deleznable entrevista con el ‘Cuco’, el acusado del asesinato y de la ocultación del cadáver de la tristemente famosa Marta del Castillo, convertido en estrella televisiva y rebelde romántico.

Quienes la vieron como si tal cosa no tienen remedio y merecen algo similar en sus propias carnes. Pero, por fortuna, todavía existe gente decente en este país. Un bloguero llamado Pablo Herreros, escandalizado por el espectáculo, se propuso terminar con este engendro. Pedir a la masa sedienta de morbo apagar el interruptor era un gesto tan utópico como inútil, así que Herreros reclamó a los patrocinadores que financiaban el programa la retirada en señal de protesta, además del boicot de los consumidores a los que se mantuviesen en antena, esclavos de la audiencia.

La campaña tuvo un gran éxito, hasta el punto que muchas marcas –por propia voluntad y por dignidad, o presionados por la opinión pública- retiraron su dinero y ‘La Noria’ se fue por fin al garete, allá por 2009, siendo sustituido por un sucedáneo ‘light’ llamado ‘El gran debate’. 

Tres años después, ‘Telebasura’ exige a Herreros una indemnización de 3,7 millones de euros en los tribunales y tres años de cárcel por daños y perjuicios ocasionados por su campaña. Sobre los daños causados a la familia de Marta del Castillo no tienen nada que declarar. Bien podrían exigir los padres la demolición de Mediaset y cien latigazos para los autores del programa.

 La respuesta no se ha hecho esperar en Internet. Muchas personas abogan por boicotear todo producto que se anuncie en esos programas si no retiran la querella. Ahí les duele. La pela es la pela. Nosotros nos sumamos a esta protesta, aunque seamos una hormiguita en un desierto. Insignificante sí, pero nunca una más de la masa adormecida.