SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

sábado, 8 de diciembre de 2012

CINE, CINE, CINE...MÁS CINE POR FAVOR

Aprovechando el puente de nuestra peculiar Constitución y la Inmaculada, ya que el país está inmerso en una crisis galopante, el cine nos reconcilia con la vida. Ya sea ante la pantalla grande, mediante el DVD o por Internet. Ahí van cuatro recomendaciones que, a mi juicio, merecen la pena.

LO IMPOSIBLE (The Impossible)
No existe mejor título para describir la epopeya de una familia española durante el Terremoto-Maremoto de Tailandia de 2004, donde fallecieron o desaparecieron 230.000 personas. Es una historia de superación, voluntad y amor protagonizada por gente corriente. Las escenas del desastre son impactantes, pero no menos las de sus personajes en condiciones extremas. ¿Lo malo? Pese a su gran éxito de crítica y público es una película lastrada por un final conocido, y -como bien apunta mi pesimista amigo Pereiras- tiene el feo detalle de cambiar los nombres de los protagonistas. ¿Es que por ser españoles, chinos o indonesios no tienen el mismo valor que las víctimas anglosajonas?
ARGO
Un gran descubrimiento. Una excelente película que reivindica a Ben Affleck, actor por el cual yo no tenía mayor interés y a quien sólo reconocía la conquista de Jennifer López. Reconozco ahora el gran mérito de dirigir e intepretar esta película que recuerda los sucesos del convulso Irán de 1979, cuando los fanáticos del Ayatolá Jomeini toman la embajada de Estados Unidos y secuestran a sus trabajadores para exigir la repatriación del Sha de Persia. A todos menos a seis, que se refugian en la embajada del Canadá de forma clandestina. Comienza una operación tan secreta como delirante para traerlos a casa, liderada por un agente de la CIA, Tony Méndez. No faltan los toques típicamente americanos, pero es una entretenida y buena película. Observen que los estadounidenses no tardan en resaltar los hechos y los héroes de su historia, mientras en España los géneros se centran en la Guerra Civil (bando rojo), comedia casposa y polvetes.
LA DAMA DE HIERRO (The iron lady)
Biografía muy centrada en la vida personal de la primera ministra británica Margaret Thatcher, mientras los sucesos históricos pasan de forma más rápida. Muchos se sorprenderán por su humilde origen y su fuerza para derribar barreras sociales y políticas de la época. Sin duda, fue la única que llevó los pantalones en las convulsos años 80 en Gran Bretaña: paro, sindicatos mafiosos, IRA, Malvinas... Su carácter, excesivamente despótico incluso con sus más fieles, forzaron su declive, acrecentado por la demencia senil. En ella se comprende el coste familiar que sufre una figura política de primer nivel, que antepone el Estado a sus allegados. Como fue de derechas y conservadora, hasta la propia protagonista -una gran Meryl Streep- destacan sus sombras. En el Ché, Fidel, Lenin, Stalin... nadie las encuentra.
NEGOCIOS OCULTOS (Dirty pretty things)
Por casualidad la ví en LaSexta 3 y me pareció una película excelente. Rebosante de sentimientos, real, humana, con dos almas perdidas (un nigeriano y una turca) en una aplastante metrópoli londinense, donde la vida no vale nada y el fuerte se come al chico. Son dos almas pobres, con un corazón rico. Dos personas en la cuerda floja que intentan mantener sus valores y luchar contra los fantasmas del pasado, un pasado nada mejor que el presente. El final es memorable. Amor sin decir una palabra, amor sin apenas rozar los labios. Sin necesidad de grandes palabras. Sólo con la mirada. Merece la pena descubrirla.