SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

sábado, 2 de noviembre de 2013

LORENZO BANDINI, EL DESTINO ESTABA ESCRITO / LORENZO BANDINI, THE WRITING DESTINATION



“Si está escrito en tu destino, vas a morir. Sea conduciendo o no”, declaraba mirando al firmamento el piloto italiano Lorenzo Bandini (1935-1967). Bandini era la esperanza italiana de la mítica escudería Ferrari para los años 60, toda vez probada su fidelidad cuando empujó de la pista a Graham Hill en beneficio de su compatriota John Surtees. El 10 de mayo de 1967 se plantó en Mónaco, su circuito favorito, con opciones de triunfo. Tras dura pugna contra su ‘colega’ Hill, se colocó en segunda posición, en feroz persecución de Denny Hulme. El esfuerzo y la velocidad al límite le hicieron perder el control en la ‘chicane’ del puerto. Allí golpeó una rueda contra la barandilla y volcó sobre la protección (sic) de paja. El bólido ardió por dos veces, mientras los operarios y ¡el público! Intentaban rescatarle. Salió de las brasas hecho un guiñapo, quemado al 70%, con 10 fracturas y sin un brazo. Soportó la tortura tres días en el hospital, pero su destino –como tantas veces dijo- estaba ya escrito. Bandini no se convertiría en la nueva estrella de Ferrari y sí una más de las que pueblan el cielo.
 
Publicado en La Región (14-12-2009)

"If it is written in your destination, you will die," said the Italian driver Lorenzo Bandini (1935-1967). Bandini was the Italian hopes Ferrari Scuderia in 60s. On May 10, 1967, he was driving in Monaco. He was chasing leader Denny Hulme. The effort and speed to the limit made him lose the car control. The car hit a wheel against the fence and overturned on a protection of straw. The racing car was burnt twice, while operators and -the public!- tried to rescue him. He left with burns on 70 percent of his body, with 10 fractures and without an arm. He endured torture for three days in the hospital, but his destiny - as he says - was written. Bandini would not become the Ferrari new star. He became another star in the sky.