SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

jueves, 22 de enero de 2015

Peter Adelaar vs Wil Peters



El gigantesco holandés Peter Adelaar fue el campeón de Europa de judo más alto (2.14 m). Consiguió el titulo continental del peso pesado, claro, en Heslsinki (1978), así como otras cinco medallas de bronce más. No esta mal, pero su palmarés queda muy lejos de sus legendarios compatriotas, Antón Geesink y Willem Ruska, que lo ganaron todo en la competición de judo.

Adelaar no tiene medalla alguna en los mundiales. Participó en la Olimpiada de Moscú (1980) donde fue batido por el británico Arthur Mapp en todas las categorías (categoría hoy desaparecida), en un asombroso combate, muy parecido al que aquí vemos frente a Wil Peters, ejemplo perfecto del paradigma del  judo, donde el pequeño puede, si domina la técnica, derribar a un gigante de 140 kg como  Peter Adelaar;  eso es la esencia del judo.


The giant dutchman Peter Adelaar was the higher Judo Europe champion (7,02 feet). He got the title continental heavyweight in Heslsinki (1978) and other five bronze medals. It's not bad, but his record is far from his legendary compatriots Antón Geesink and Willem Ruska. Adelaar participated in the 1980 Moscow Games, where he lost against the British Arthur Mapp, a surprising match. More surprising was his defeat against the small Wil Peters. It is the perfect example of the essence of judo, where small can topple a 308 pounds giant as Peter Adelaar. That is the essence of judo. 

Rokudán