SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

martes, 26 de abril de 2011

Nicholas Carr: «Internet erosiona el pensamiento profundo»


El experto estadounidense asegura que la Red está cambiando nuestras mentes y perjudicando nuestra autonomía para pensar con su inmediatez y sus distracciones permanentes

Autor:
Enrique Clemente
Culturas/ La Voz de Galicia (2/4/2011)

Nicholas Carr lleva dos décadas escribiendo sobre nuevas tecnologías para los principales medios internacionales, The New York Times, The Wall Street Journal, Financial Times o Die Ziet, entre otros muchos. En su célebre artículo ¿Google nos vuelve estúpidos?, publicado en The Atlantic en el 2008, condensó uno de los debates más importantes de nuestro tiempo: ¿mientras disfrutamos de las bondades de la Red estamos sacrificando nuestra capacidad para leer y pensar con profundidad?

En su últimos libro, Superficiales, desarrolla ese argumento y sostiene una tesis polémica: Internet está cambiando nuestro cerebro y la forma en que pensamos, dificulta nuestra capacidad de atención con sus continuas distracciones e interrupciones, que impiden concentrarse y profundizar. Hasta tal punto que al ser humano cada vez le cuesta más leer un libro y asimilar textos largos, acostumbrado a la inmediatez de la Red. Efectos que él mismo sintió, al percatarse de que su capacidad de concentración se había reducido, y que le llevaron a escribir este libro. Se dio cuenta de que «era más importante lo que estaba perdiendo que lo que ganaba». Por eso, se rebela contra el triunfalismo reinante y revela el lado negativo de la Red, basándose en estudios científicos y recuperando las enseñanzas de Marshall McLuhan y su célebre máxima, «el medio es el mensaje».

-¿Qué está haciendo Internet en nuestras mentes?
-Internet fomenta el rastreo, nos hace ser muy buenos haciendo multitareas, pero perjudica nuestra capacidad para mantener la atención, nos hace menos contemplativos y reflexivos y por ello erosiona nuestra capacidad de pensar de forma autónoma y profunda. Tiene muchas cosas buenas, es muy eficaz para acceder de forma inmediata a la información y nos permite contactar con nuestros amigos. Las nuevas tecnologías con útiles y divertidas. Por eso las usamos. Pero tienen un precio, el debilitamiento del pensamiento más profundo, conceptual, crítico y creativo, que necesita reflexión y aislamiento y no la distracción permanente que supone conectarse. La capacidad para centrarse en una sola cosa es clave en la memoria a largo plazo, en el pensamiento crítico y conceptual y en muchas formas de creatividad.

-Usted dice que está cambiando nuestro cerebro y nuestra forma de pensar.
-Los cambios en nuestros hábitos mentales producen cambios físicos en el cerebro. Este se adapta mediante cambios químicos y celulares que persisten cuando apagas el ordenador. Internet establece nuevas conexiones en el cerebro que antes no utilizábamos, pero también debilita otras que abandonamos. Se ha descubierto que incluso cuando no estamos conectados nos cuesta mucho concentrarnos en una idea en particular. Aunque creamos que estamos mentalmente relajados, en nuestro cerebro sigue actuando esa nueva tecnología.

-¿En qué se basa para hacer estas afirmaciones?
-La inspiración original vino de mi propia experiencia personal. Descubrí que no era capaz de concentrarme para leer libros, me suponía un gran esfuerzo. Pero también me he basado en muchos estudios científicos.

-Se dio de baja en Twitter y Facebook, aunque sigue siendo un gran usuario de Internet.
-Yo me beneficio de Internet porque lo utilizo mucho y me ha venido muy bien para mi trabajo, para realizar búsquedas y obtener información, pero he tenido que reducir el uso que daba a la tecnología porque las redes sociales como Twitter o Facebook, que son muy interesantes, me distraían muchísimo e interrumpían cualquier otra cosa que estuviese haciendo. Eso me supuso un grave problema porque no me dejaban tiempo para pensar por mí mismo.

-¿Sería usted capaz de leer hoy «Guerra y paz»?
-Me sería más difícil que hace años, pero si lo intento todavía podría hacerlo.

-¿Lee ese tipo de libros?
-Muchos menos de los que solía leer, supone un esfuerzo para mí. Cuando intento leer un artículo muy largo mi mente no se centra y quiere pasar páginas y comportarse como en Internet.

-¿Internet nos hace menos libres o incluso esclavos?
-No creo que haya que ir tan lejos, pero pienso que la gente tiende a ser compulsiva en el uso de la Red, necesita estar conectada. Está demostrado que cada vez que recibimos un mensaje o una información nuestro cerebro libera dopamina, un componente químico que produce placer y que está presente en otras adicciones. Esto puede explicar que a veces sí nos comportamos como esclavos de esta tecnología.

-¿Estamos entregando nuestra privacidad a cambio de las satisfacciones y la comodidad que nos proporciona?
-A la gente le gusta unirse a nuevas redes y le importa poco su privacidad. Estamos dando a las grandes empresas facilidad para manipularnos y para que tengan más información sobre nosotros, pero la gente parece contenta y no le supone ningún problema, aunque para mí si lo es. Todo lo que hacemos en línea es información para las empresas y los Gobiernos.

-Ha comparado Internet con el mundo feliz de Huxley más que con el Gran Hermano de Orwell. ¿Por qué?
-Es una herramienta que nos produce placer, entretenimiento, diversión y nos hace renunciar a nuestra privacidad y reducir nuestra libertad de forma voluntaria por los placeres que nos ofrece a cambio. No hay nadie que nos lo imponga directamente, somos nosotros los que disfrutamos picoteando aquí y allá, siendo superficiales.

-¿Pero el problema es Internet o el uso que cada uno haga de esta herramienta?
-Internet nos impone una forma de pensar y de actuar. Estamos conectados todo el tiempo, el trabajo está muy relacionado con las nuevas tecnologías. Necesitamos intercambiarnos mensajes con nuestros compañeros de trabajo, es el medio donde los jóvenes se realizan. Es decir, no es un problema de elección y uso personal, es que condiciona nuestra forma de pensar y actuar

-¿Cree que la influencia de Internet es similar a la que tuvo la aparición de la imprenta?
-Creo que al final será más o menos similar y tan importante como fue la invención de la imprenta en su momento. Es la gran tecnología que después de la imprenta ha desbancado al libro.

-¿Cómo está influyendo en el periodismo y la literatura?
-En la forma en que los periodistas redactan sus artículos, ya que tienen que resumir y escribir para un público que se centra mucho menos en lo que les quieren contar. En la literatura está afectando más despacio, pero también profundamente, porque los autores escriben cada vez más para una nueva audiencia que no presta atención, no se concentra lo suficiente y no quiere historias complejas ni experimentaciones. Los escritores deben asumir que en el futuro tendrán muchos menos lectores.

-Tampoco es partidario de los libros electrónicos.
-Una de la mayores fortalezas del libro es que hace que nos concentremos, nos aislemos del entorno, nos metamos en el texto y no nos distraigamos, pero cuando las palabras pasan a la pantalla las aplicaciones distraen. Los e-books se presentan en dispositivos informáticos que están constantemente interrumpiendo con e-mails, gadgets, tweets, vídeos, links que dificultan la concentración en la lectura. Es mucho más difícil sumergirse en la lectura en un libro electrónico.

-¿Se puede decir que ahora que tenemos a nuestro alcance mucha más información que nunca hay más desinformación?
-Hasta hace poco tiempo la gente buscaba información, se paraba y empezaba a pensar sobre ella, a relacionarla y organizarla. Hoy nos estamos olvidando de lo segundo, buscamos la información sin pensar después. Hay más información disponible que nunca, pero menos tiempo para reflexionar sobre ella. Ya no se piensa en profundidad y esa es la base que nos proporciona un conocimiento superior y hace que el cerebro funcione como debe hacerlo.

lunes, 25 de abril de 2011

SUEÑOS / DREAMS (LIV): COJO Y DERROTADO, PERO LLEGÓ A LA META / CRIPPED AND DEFEATED, BUT HE CROSSED THE FINISH LINE

2 de agosto de 1992. Juegos Olímpicos en Barcelona. Semifinal de los 100 metros lisos en el estadio de Montjuic. Por la calle cinco corre el británico Derek Redmond, en el mejor momento de su carrera pero, a falta de 170 metros, una rotura de fibras lo sienta en el suelo. Adiós a cuatro años de entrenamientos.

Redmond se retuerce de dolor mientras escucha a los médicos. De repente, se levanta y comienza a cojear. El destino es la meta, aunque llegue roto. Al encarar la última curva surge su padre, Jim, quien le ayuda en los metros finales. El atleta llora desconsolado, acompañado por 65.000 espectadores, entregados a su coraje.

El perfil: Derek Redmond nació el 3 de septiembre de 1965 en Bletchley (Gran Bretaña). Su acción protagonizó una campaña del Comité internacional sobre valores olímpicos.



August 2, 1992. Olympic Games in Barcelona. Semifinals of the 400 meters at the Montjuic stadium. On line five runs Britain's Derek Redmond in the prime of his career, but 170 meters from the finish, an injury sits on the floor. He lost the dream of winning the gold medal.

Redmond suffering on the ground as he listens to doctors. Desperate, he gets up and runs toward the finish, but he can barely walk. In the last corner his father Jim, who takes to the track helps him in the final meters. The athlete cries, 65,000 spectators try to comfort him, they all moved to their courage.

Profile: Derek Redmond was born on September 3, 1965 in Bletchley (Great Britain). He starred in a campaign of Olympic values ​​organized by the International Committee.

Publicado en La Región: 31-12-2007

sábado, 16 de abril de 2011

ERAS TÚ, AMAECHI / AMAECHI´S CLOSET

Publicado en La Región (19-02-2007) El exjugador de la NBA de origen británico John Amaechi desveló de forma pública la semana pasada su condición de homosexual, confirmando un fuerte rumor que corría por el mundillo del baloncesto en los últimos días. El anuncio del pivot coincide con la presentación de un libro en el que da rienda suelta a ésta y otras confesiones. Amaechi no es el primer deportista que confiesa sus intimidades sexuales. Las reacciones en la poderosa liga han sido todas las posibles: desprecio, apoyo, respeto o silencio.

El ámbito sexual de un deportista suele ser terreno intocable para el periodista, salvo cuando el fregao alcanza el escándalo o el propio atleta se dedica a cantar sus hazañas con alegría. En los últimos años prolifera una tendencia denominada "salir del armario". El personaje en cuestión confiesa sin pudor y ante las cámaras sus apetitos más íntimos, aunque a muchos no les interese lo más mínimo con quién retoza en la cama.

John Amaechi es homosexual. Así lo confesó este exjugador de baloncesto profesional en la presentación de su libro "Man in the Middle". Bueno ¿y qué? ¿Era imperiosamente necesario saberlo? ¿Disminuye o incrementa esta revelación el talento y méritos de su trayectoria? ¿Le convierte en mejor o peor jugador? ¿Acaso ha confirmado Jordan si es heterosexual? ¿No tiene Amaechi otro reclamo mejor para presentar su libro, en una operación que huele a comercial?

Pues no, a pesar de estar considerado como uno de los jugadores más cultos y preocupados por la sociedad (un listón que no suele estar muy alto en la NBA) Amaechi recurrió a airear su intimidad. ¿Reacciones? El también exjugador Tim Hardaway se destapó ante los medios con un "nunca jugaría en su mismo equipo, porque soy homófobo". El presidente de la liga, David Stern, sancionó a Hardaway ipso facto, prohibiendo su colaboración prevista en el All Star de Las Vegas. El escándalo está montado. Y Amaechi, a vender libros.

The British former player John Amaechi NBA last week admitted their homosexuality. The pivot announcement coincides with the launch of a book in which he writes on this subject and his life in professional basketball. Amaechi is not the first athlete who confesses his sexual intimacies. League reactions were mixed: scorn, support, respect and silence.

The sexual habits of an athlete is often untouchable ground for journalists, except where this practice is outrageous, or when the athlete decides to tell it with joy. In recent years there is a trend called "coming out." The protagonist confesses without shame before the cameras his most intimate desires, but a lot of people not interested in his confessions.

John Amaechi is gay. He confessed in the presentation of his book "Man in the Middle." So what? Did we need to know? This revelation decreases or increases the talent and achievements of his profesional career? Is he better or worse player for his confession? Did Jordan confirmed if he was heterosexual? Do not have another claim Amaechi best to present your book? This case smacks of business strategy.

Although he considered to be one of the most cultured players and concerned about society (a rather high bar in the NBA) Amaechi chose to tell his privacy. Reactions? The former player Tim Hardaway also told the media: "I never play on the same team, because I am homophobic." The president of the league, David Stern, sanctioned and banned Hardaway collaboration at the Las Vegas All Star Weekend. The scandal is served. And Amaechi, to sell books.

miércoles, 13 de abril de 2011

JUSTIN FASHANU, DEL ARMARIO AL ATAÚD / JUSTIN FASHANU, BLACK AND GAY

Justinus Soni Fashanu (1961-1998) no lo tuvo fácil para triunfar en Inglaterra. Negro y homosexual, rompió barreras pero se impuso otros muros infranqueables. Abandonado en el orfanato junto a su hermano John, optó por el fútbol para abrirse un camino. Un gol espectacular al Liverpool, en 1980, le abrió las puertas del Nottingham Forest en la premier league, con un contrato por un millón de libras. Allí se perdió entre una acumulación de lesiones, bajo rendimiento y demasiadas discusiones con su entrenador. En 1990 confesó su homosexualidad en una revista. Una indiscreción que no le congració el apoyo gay y sí el desprecio de sus compañeros, aficionados y su propio hermano. Sin rumbo fijo y en caída libre, pululó por equipos de medio mundo. En 1994 se buscó problemas al relacionarse con Stephen Milligan, diputado asfixiado durante una práctica sexual. En 1998 fue acusado injustamente de violación en Estados Unidos. Huyó a Londres donde, deprimido o quizá asesinado, apareció ahorcado bajo el puente de Shoreditch. Dejó una nota escrita: "Encontraré en el cielo la paz que no tuve en la Tierra".

Justinus Soni Fashanu (1961-1998) suffered many problems to succeed in England. Black and homosexual, he broke barriers but he imposed other walls. He was abandoned at the orphanage with his brother John. There Justin chose football and improved each year. A spectacular goal against Liverpool in 1980, opened the gates of Nottingham Forest in the Premier League with a contract for a million pounds. Justin lost his future there between an accumulation of injuries, poor performance and too many discussions with his coach. In 1990 he confessed his homosexuality in a magazine. An indiscretion that did not support the gay community and provoked the scorn of their peers, fans and his brother. Without stability in free fall, Justin played in teams around the world. In 1994 his name was related to Stephen Milligan, a deputy suffocated during a sexual practice. In 1998 he was wrongly accused of rape in the United States. He escaped to London where, depressed, or perhaps killed, was found hanged under the bridge at Shoreditch. He wrote his last words: "I will find peace in heaven that I had on Earth."

Publicado en La Región (09-02-2009)