SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

viernes, 24 de mayo de 2013

Anton Geesink vs. Toshihiko Yoshimatsu (1956 World championship semifinal)


Este es uno de los pocos combates perdidos por Antón Geesink en competiciones internacionales. Corresponde a la semifinal del Campeonato del Mundo de 1956 celebrado en Tokio, el primero de la historia del judo. Su vencedor es el japonés Yoshihiko Yoshimatsu, uno de los mejores judokas de la época, triple campeón de Japón (1952, 1953, 1955).

Posteriormente Geesink, batiría al francés Henri Courtine en el combate por la tercera plaza y Yoshimatsu haría la final con su compatriota Shokichi Natsui. Después de veinte minutos de combate, la decisión del árbitro Kyuzo Mifune, daría a Natsui el primer titulo mundial de judo.

Dos años más tarde Geesink,  en el segundo campeonato mundial -también celebrado en Tokio- sería eliminado por Kimiyoshi Yamashiki, subcampeón del Japón de ese año (1958). Seria su último combate perdido; a partir ese momento y hasta su retirada definitiva en 1967, nadie más pudo derrotarlo.

Rokudán


Anton Geesink lost very few combats in his international career. This was the 1956 Tokyo World Championship semifinals, first in judo´s history. The winner was the Japanese Yoshihiko Yoshimatsu, one of the all time best judokas and triple Japan championship (1952, 1953, 1955). Geesink defeated French Henri Courtine in bronze medal combat, while Yoshimatsu fought in the final against his compatriot Shokichi Natsui. After twenty minutes of combat, Natsui won the first judo world title by the referee's decision. Two years later, at the second World Championships - also in Tokyo - Geesink lost Kimiyoshi Yamashiki, silver at Japan championship. It was the latest defeat of Geesink. Dutch didn´t lose a fight until his retirement, in 1967.