SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

jueves, 12 de diciembre de 2013

KENTERIS Y THANOU, AMOR Y ESTEROIDES / KENTERIS & THANOU, LOVE AND STEROIDS


En los Juegos de Sydney 2000, una pareja de osados blancos irrumpieron en la dictadura negra de la velocidad. Kostas Kenteris (Mytilene, 1973) ganó los 200 metros lisos, repitiendo la gesta en el Mundial de 2001. Su novia, Ekaterini Thanou (Atenas, 1975) sólo fue superada por la entonces gran Marion Jones en los 100. Ambos se convirtieron en dioses griegos, favoritos a portar la antorcha en los esperados Juegos de 2004. Parte del secreto de su éxito era el esteroide THG, fabricado en los laboratorios Balco y suministrada a ambos por su entrenador. La comisión antidopaje comenzó a detectarla, entonces también la huida hacia el abismo. Kenteris y Thanou redujeron a máximo sus apariciones e eludieron dos controles con mil artimañas. Pero días antes del comienzo de los Juegos de Atenas, fueron convocados sin posibilidad de evasión. Desesperados, simularon un chapucero accidente de moto para eludirlo. Descubiertos, fueron expulsados de la villa olímpica y marcados para siempre. Kenteris no regresó jamás a la competición. Thanou lo intentó de nuevo en Pekín 2008, pero el COI forzó su retirada. La oda se convirtió en tragedia griega.

Publicado en La Región (21-12-2009)


In the Sydney 2000 olympic games, two white people broke into the black speed dictatorship. Kostas Kenteris (Mytilene, 1973) won the 200 meter and repeated in the 2001 world championship. His girlfriend, Ekaterini Thanou (Athens, 1975) won the 100 meters silver medal behind Marion Jones. The couple became a Greek gods. Part of their secret was the steroid THG, Balco labs manufactured and supplied by their coach. The Anti-Doping Commission began to detect it and the athletes began to panic. Kenteris and Thanou eluded two controls with excuses, but days before the start of the Athens Olympics, the two were summoned again. In desperation, the two simulated a motorcycle accident. Discovered, athletes were expelled from the Olympic village. Kenteris is not never returned to racing. Thanou tried it again in Beijing 2008, but the IOC forced her retired. The Greek Ode became Greek tragedy.