SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

jueves, 12 de noviembre de 2009

¿QUÉ FUE DE YVES KLEIN?


La reciente exposición en el Circulo de Bellas Artes de las obras de Yves Klein y su madre, Marie Raymon, nos trae a la memoria el recuerdo de este peculiar personaje. Klein fue un artista que dejo huella en el mundo de la pintura en sus cortos siete años de vida artística, donde se le conoce por su famoso IKB (Internacional Klein Blue), el azul Klein de sus cuadros y también por sus extravagancias, que no tenían nada que envidiar a las de Dalí.



La monocromía es el principal fundamento de su pintura. Rechazaba que lo comparasen con los suprematístas aunque le reconocía a Malevich el haber descubierto, cuarenta años antes, la monocromía. Sin embargo, sus precursores los encuentra en Giotto y las pinturas de las cavernas del hombre prehistórico. Abogaba por despersonalizar las obras de arte, en claro contraste con su exacerbado personalismo. Algunos ejemplos: embadurnaba a las modelos desnudas con pintura, para que se refregaran contra los lienzos, mientras él, vestido de etiqueta, las dirigía a los sones de una orquesta. A esto lo llamaba "Antropometrías". En 1958, inauguró en la galería Iris Clert de París una exposición con un largo titulo, que se conoció con el nombre de "El vacío". Klein blanqueó todas las paredes y así dejó la galería. Esta exposición individual de la nada, tuvo un gran éxito.



Pero ya el disparate absoluto fue en 1959. Klein empezó a vender "Zonas de Sensibilidad Pictórica Inmaterial", por un mínimo de veinte gramos de oro. A cambio, entregaba un recibo -que era lo único material- por una zona de "sensibilidad". Sólo se podía revender al doble de precio, aunque la apoteosis de este delirio era quemar el recibo en público, mientras Klein arrojaba la mitad del oro recibido al Sena, al mar, o a un lugar donde no se pudiera recoger.

El motivo de que aparezca en esta sección es porque Yves Klein era judoka y, aunque no se le conozca ningún combate de recuerdo imborrable, fue el primer Asesor Técnico del judo español en la, entonces, Delegación Nacional de Judo (después, Departamento Nacional de Judo), que dirigía el comandante del Ejército del Aire, Fabián Vicente del Valle.



Yves Klein, nació en Niza en 1928. Sus padres, Fred Klein y Marie Reymond, también eran artistas de profesión. A lo largo de su corta vida, se interesó además por la pintura, la poesía, el esoterismo (con su amigo el poeta Claude Pascal se adhirió a la Sociedad de los Rosacruces) la astrología y el judo. Se inició con Igor Correa, quien fue también el primer profesor de Roland Burger -éste a su vez, el verdadero arquitecto del judo hispano y el tercer Asesor Técnico-. Klein estuvo antes, de cinturón azul, de paso por Madrid, en el "Bushidokwai", primer club de judo español, con su colega y amigo Arman (Armand Fernández).

Hombre inquieto donde los haya, Klein se va al Japón y se inscribe en el Kodokan. Su paso por este Instituto, cuna del judo, es ciertamente extraño. Comienza en octubre de 1952. En enero de 1953 ya es cinturón negro 1º dan. En julio, pasa a 2º dan, y en diciembre del mismo año, ya directamente pasa a 4º dan. Esta anomalía, quizá se debiera, a la pretensión del Kodokan de meter una china, en el zapato de la influencia de Kawaishi en el judo francés. (Mikinosuke Kawaishi, fue uno de los fundadores del judo galo, y su famoso método de clasificación de las técnicas, contribuyó, de manera eficaz al desarrollo del judo en gran parte de Europa, y muy especialmente en España, en donde estuvo en vigor hasta 1974).



De vuelta a Francia, henchido con el sentimiento de haber descubierto el verdadero judo, tuvo encontronazos con mucha gente y la Federación gala no le reconoció los grados adquiridos en Japón. De la mano de Fernando Franco, en aquel tiempo el principal impulsor del judo madrileño y dueño del Bushidokwai, vino a España de profesor de este club, y es durante su estancia en nuestro país, donde la pintura monocroma se convirtió en el pilar de sus convicciones pictóricas

Fue nombrado Asesor Técnico del judo español, cargo que ejerció de mayo a noviembre de 1954. Su relación con los judokas madrileños era buena, pero no así con Henri Birbaum -el fundador del judo catalán y alumno de Kawaishi- al que obligó a examinar a sus alumnos en Madrid, después de haberlos ya examinado Kawaishi en Barcelona.

Tampoco se llevaba bien con Vicente del Valle, el jefe del judo español, y en diciembre de 1954 volvió a Paris. Durante cinco años dio clases de judo en el Centro de Estudiantes y Artistas Americanos, en Montparnasse. Después, abrió una academia propia de judo Kodokan, en el bulevar de Clichy, que solo duro un año.

Ives Klein murió, de un ataque al corazón, en París en 1962, tenía 34 años.

Rokudán