SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

jueves, 25 de febrero de 2010

JAN SCHUR, EL ESPÍA QUE LLEGÓ DEL FRÍO


La República "democrática" alemana fue un paraíso comunista vigilado por un "Gran Hermano" llamado Stasi. Una policía secreta, cuyos colaboradores llegaron a sumar uno por cada 50 habitantes. Entre ellos, el ciclista Jan Schur (1962, Leizpig), campeón del mundo en 1985 y 1989, y olímpico por equipos en Seúl. Hijo de un conocido rodador y miembro del Parlamento, Schur decidió colaborar con la Stasi entre 1981 y 1989. Su cometido consistió en espiar e informar sobre vecinos, compañeros, técnicos y rivales, en competiciones, entrenamientos y fiestas; siendo a su vez espiado sin saberlo por otros colaboradores del Gran Hermano. Tras la caída del Muro de Berlín optó por las ventajas del temido mundo capitalista, corriendo al lado de Armstrong en el equipo Motorola. En 1994, lesionado y arruinado, cambió el rumbo de su vida y se licenció en Ciencias del Deporte. A sus 54 años, reputado periodista y entrenador, reconoció su pasado de forma pública. "Ni me arrepiento ni me dopé, como hicieron otros compañeros", denunció una vez más.

Publicado en La Región (09-06-2008)