SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

lunes, 26 de julio de 2010

OIR, VER Y CALLAR (IV)

¡AQUEL ESPÍRITU OLÍMPICO!



Nunca es tarde para ver este auténtico clásico del género, ganador de cuatro Óscars e inmortal por la secuencia de los atletas trotando por la playa, con la música prodigiosa de Vangelis. Narra la historia de dos corredores británicos, deseosos por competir en los Juegos Olímpicos de París, en 1924.

Uno es de origen judío, dispuesto a superar los prejuicios de raza y alcanzar la gloria -antes no se estilaban los premios y contratos millonarios-. El otro es un devoto misionero escocés, quien se esfuerza cada día para honrar a Dios. Valores de sacrificio, compromiso, espiritualidad y humildad que no abundan hoy en el deporte de elite, casi 90 años después.

Ficha técnica: "Chariots of Fire" (Carros de fuego. Inglaterra, 1981). Director: Hugh Hudson. 123 minutos.


¿POR UN PARTIDO DE FÚTBOL?


El polaco Ryszard Kapuscinski fue correponsal de prensa y referente de la comunicación, entre 1958 y 1976. En 1969 fue uno de los primeros en oler lo que después sería bautizado como "La Guerra del fútbol". Un conflicto de cinco días que enfrentó a Honduras y a El Salvador -como si no tuviesen más problemas- cuya mecha estalló duranta una eliminatoria de clasificación para el Mundial de 1970, que emparejó a ambos países con los ánimos muy exacerbados.

El motivo oculto fue un problema de emigración y posesión de tierras pero, como Kapuscinski bien dejó escrito, "en América Latina la frontera entre el fútbol y la política es casi imperceptible". Un relato imprescindible, encuadrado dentro de una serie de interesantes ensayos.

Ficha técnica: "La Guerra del fútbol y otros reportajes". Autor: Ryszard Kapuscinski. Editorial Anagrama (Barcelona, 1992). 252 págs.

Publicado en La Región (06-11-2006)