SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

martes, 16 de junio de 2009

ROSSI VS LORENZO: VALENTINO CONSERVA LAS LLAVES DEL OLIMPO

Da gusto levantarse un domingo por la mañana si entran los rayos del sol por la ventana, si disfrutas de un opíparo desayuno, y si tienes la oportunidad de asistir a otro duelo al sol en el salvaje asfalto de Moto GP.

Valentino, siempre Valentino Rossi, en esta ocasión contra el pujante Jorge Lorenzo. Fue en el circuito de Montmeló, el pasado domingo en Barcelona. Ambos se jugaron la carrera en unas últimas vueltas trepidantes, con contínuos adelantamientos y emoción hasta el final. Italiano y español ofrecieron lo mejor de sí ante un público entregado. El vencedor supo ganar, el perdedor reconoció la derrota -que no la sumisión- y ambos mantuvieron un comportamiento acorde a su talla. Se felicitaron al término de la batalla y agradecieron a los aficionados todo el apoyo.


Valentino confirmó una vez más que pertenece -por carisma, títulos y calidad- al olimpo de los grandes deportistas de la Historia. Nuestro Lorenzo presentó su candidatura, pero permanece a la espera. A la rebeldía, fuerte carácter y talento de Jorge todavía le falta el embrujo de los grandes atletas -ya que un amplio sector de la grada y de sus rivales no soporta su falta de humildad y estilo-. Esta temporada está atemperando y midiendo sus palabras, caminando hacia la madurez. Seguro que nunca caerá en la excesiva seriedad que atesora el pocas veces sonriente Dani Pedrosa (ésto quizá anularía su personalidad sobre la moto) pero logrará ese ingrediente especial que todo deportista necesita para ganarse el respeto general.