SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

viernes, 23 de mayo de 2008

SOSPECHAS FUNDADAS



Buscando información sobre mi próxima Bala Perdida, de La Región, encontré este interesante artículo, escrito por Juan José Fernández y publicado en el diario El País, en el año 1987. De acuerdo, la fecha es ya antigua. Los métodos y el dopaje han prosperado una barbaridad, en rendimiento y en efectos secundarios hasta ahora inimaginables. Pero es interesante en mi opinión porque, antes de la caída del Muro, ya existía la sospecha entre los expertos de que el deporte de elite podría ser tan demoledor -a veces más- que la inactividad física. Está claro. Ya nos lo decían los griegos hace miles de años, "el secreto está en el Equilibrio".