SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

lunes, 21 de julio de 2008

ROSSI-STONER, DUELO AL SOL

Laguna Seca (California). Dos forajidos sobre las armas más rápidas del Oeste, una vez fuera de combate Pedrosa "The Kid" y Lorenzo "Cassidy" (el cual mordió el polvo como pocos). Son Valentino Rossi y Casey Stoner, dos extraordinarios pilotos de Moto GP que el pasado domingo protagonizaron un duelo espectacular en el clásico circuito estadounidense.

Stoner era más rápido en desenfundar en las rectas, pero Rossi fue más rápido que la sombra de ambos, protegiéndose como gato panza arriba, apurando al máximo las frenadas y atacando con maestría en los tramos más apropiados. El duelo fue espectacular, agresivo y genial. Stoner se picó al final, mitad por la derrota mitad por su desgraciada salida de pista, que nos privó de un final taquicárdico. Firmaron la paz en el podio.

Venció un Rossi magistral (preciosa imagen besando el suelo de la mítica curva del "sacacorchos", de la cual salió de forma milagrosa en una ocasión). No podía ser de otra forma, el siete veces campeón del Mundo lo es por algo y -parece mentira- vuelve a hacerse respetar en la pista. Al final de la pasada temporada y al comienzo de la presente ya se dejó caer aquello de que "está viejo", a sus 29 años. Lo habitual entre la masa que babea ante los campeones y desprecia a los perdedores (ya lo hemos comentado tantas veces que no merece la pena insistir). Disfruten con estos dos excelentes pilotos. ¡Qué pena que no acudan a Pekín!

Rossi-Stoner, duelo al sol en Laguna Seca