SIGUE SOÑANDO

Dice la leyenda que Polínexa, madre de Alejandro Magno, soñó que su hijo había sido engendrado por el mismísimo Zeus. El nacimiento coincidió con la victoria de su marido, Filipo de Macedonia, en la carrera hípica de los Juegos del 256 a.C. En honor a tal triunfo, Polínexa cambió su nombre por el de Olimpia. Su sueño se cumplió. Alejandro fue el Zeus del mundo conocido entonces. Un infatigable conquistador. El deporte es hoy lo más parecido a la guerra y sus figuras los nuevos mitos de nuestra era. Soñemos.

olimpiaduerme@gmail.com

Legend say that Polínexa, mother of Alexander the Great, she dreamed that her son had been fathered by Zeus. The birth coincided with the victory of her husband, Philip of Macedonia, in the horse race of the Games of 256 BC. In honor of this victory, Polínexa changed her name to Olympia. Her dream was fulfilled. Alexander was the Zeus of the then known world. An indefatigable conqueror. The sport is now as war and his figures the new myths of our era. Let's dream

jueves, 2 de agosto de 2012

NOBLEZA OBLIGA


El excelente triatleta Javier Gómez Noya criticó en su una red social el comportamiento de la selección española de fútbol en los Juegos, con mucha razón. Comprensible fue la desesperación del joven equipo por la eliminación del torneo, injustificables los insultos e intimidación al árbitro. Hay que aprender a perder y aprender a ganar, como enseña la absoluta. Después, Gómez Noya se excedió en su discurso. “No creo que el fútbol deba ser olímpico: no compiten los mejores y ese rollo de tratar de engañar al árbitro, tirarse, protestar... No en JJOO”, escribió. 

Querido Javier: el fútbol merece ser tan olímpico como los demás, por repercusión, practicantes, belleza y esfuerzo. En todos los deportes hay tramposos, no hay más que revisar la lista de sancionados por dopaje en atletismo, natación, ciclismo y triatlón. También olvidas la sanción impuesta a tu colega, el británico Harry Wittshire, por estorbar y empujarte durante el pasado Europeo de triatlón. En todas partes cuecen habas. El deporte es noble, lo envilecen sus practicantes. Fuerza, suerte y pasión en tu prueba. No te descentres por tonterías.

Publicado en La Región (31-VII-2012).